Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Conicet

SALUD

“Inmunidad del susto”: la singular hipótesis de un científico del Conicet

Ante los nulos resultados de la inmunidad de rebaño, Roberto Etchenique difundió una nueva teoría.

Desde el inicio de la pandemia de coronavirus se habló de distintas teorías para generar inmunidad en la población. La más difundida fue la inmunidad de rebaño o colectiva. Se decía que como la mayoría de los que se contagian son asintomáticos o sin repercusión clínica, entonces la comunidad iba a ganar inmunidad contra el virus. De esta manera, al producirse una infección masiva, los casos iban a bajar, pero al parecer esta teoría no fue del todo efectiva. En este marco, un científico del Conicet difundió una nueva hipótesis.

En Europa, los casos efectivamente bajaron en mayo, pero la inmunidad de rebaño, hasta ahora, no se produjo. “No hubo inmunidad de rebaño. Hubo inmunidad por el susto”, planteó un investigador del Conicet y la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, Roberto Etchenique. Al ver que las muertes por COVID-19 aumentaban, la gente percibió la gravedad de la situación, y aceptó quedarse en sus casas.

De acuerdo con el académico, investigador de Química Física de los Materiales, Ambiente y Energía, que depende de la UBA y el Conicet, la inmunidad del susto (entre sus colegas, habla de “cagazo”) está basado en un modelo matemático que desarrolla junto con otros investigadores del Instituto del Cálculo y otras instituciones. Aunque aún no hay publicado algún trabajo, el seguimiento de los casos en las diferentes regiones del mundo y los estudios serológicos publicados por otros investigadores Europa le sirven a Etchenique para explicar cuál es la situación actual en la Argentina, donde los casos confirmados de COVID-19 ya son más de 350.000 y hay más de 7.600 muertos.

“Se creía que al estar más del 60% de la gente infectada con el coronavirus, se iba a proteger al resto de la población”, manifestó el científico. “Sin embargo, el porcentaje de gente infectada con COVID-19 no superó al 5% en España o en Italia a principios de julio. Por lo cual, me he preguntado qué es lo que hizo que los nuevos casos bajaran en Europa en mayo y junio, y considero que el susto por el aumento brusco de las muertes hizo que más personas respetaran el confinamiento”, señaló en declaraciones a un medio digital.

Etchenique desarrolló un modelo computacional por el cual hay dos poblaciones. Una población que circula fuera de la casa con barbijos. Otro sector de la población que respeta el quedarse en casa por el temor a contagiarse. En Europa, cuando las muertes empezaron a crecer abruptamente, el sector de los que no respetaban el aislamiento (la cuarentena duró entre el 14 de marzo y el 21 de junio) pasaron a quedarse en las casas. En los peores momentos de la pandemia, especialmente entre finales de marzo y principios de abril, se llegaron a registrar más de 900 muertos diarios. Esto hizo que se redujeran los contagios y la curva se aplanó. Pero en julio se volvieron a relajar y volvieron a aumentar los nuevos casos.

En Argentina la situación es distinta, los casos fueron aumentando paulatinamente, a causa del aislamiento preventivo que comenzó en marzo. Pero en las últimas semanas se produjo un avance problemático de la enfermedad en todo el territorio por el cansancio de la cuarentena. Es decir, la “inmunidad del susto” no se dará ya que poco a poco se flexibilizará la cuarentena, manteniendo la curva de casos alta. De acuerdo con Etchenique, gran parte de los casos se deben a gente que realiza reuniones familiares y amigos sin protección y sin distanciamiento.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados