Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Volcán Galán

VIDA & ESTILO

Volcán Galán: El secreto catamarqueño que asombra a científicos y a turistas

El cráter más grande del mundo está en Catamarca. Un lugar de ensueño, dentro de un volcán

(Por Diego Nofal) Catamarca es una joya oculta del turismo, pero a su vez guarda preciosas gemas en su interior. Antofagasta es una de esas maravillas catamarqueñas, llena de recovecos, montañas, cerros, y ruinas. Allí en la misteriosa Antofagasta de la Sierra, está el Volcán Galán considerado uno de los grandes fenómenos de la geología vernácula. El nombre de esta increíble formación rocosa proviene del vocablo quechua «Kkala” que significa “desnudo».

La cima de esta maravilla natural está, literalmente desnuda. La nula vegetación en a cumbre es el resultado de una erupción ocurrida hace 2.200 años. Pero ese es apenas uno de los detalles llamativos del Galán de Antofagasta. El Volcán catamarqueño tiene una caldera volcánica con un domo resurgente que forma un cerro en su interior, es tan alto que pasaron años hasta que se descubriera que era un volcán.Hasta 1.970 se lo conocía como el Cerro Galán, pero con la aparición de las fotos satelitales se descubrió que se trataba del cráter de un volcán, que apenas se hace reconocible desde el espacio.

Una de sus características distintivas atrae a estudiosos de todo el mundo: su boca mide 42 kilómetros de diámetro, y por sus dimensiones es considerado el más grande del mundo. Su cráter es inmenso, tanto que estando en él no se puede ver la otra pared. Sus laterales son tan altos que atraen a montañista y escaladores de todo el mundo. No es de extrañar las paredes alcanzan los 5.000 metros sobre el nivel del mar y el pico central 5.912 metros.  Mientras que su fondo del cráter del volcán catamarqueño está a 4.000 metros de altura.

Hasta ahora parece un lugar especial para el montañismo y la escalada, pero hay mucho más que eso, esta formación montañosa volcánica atrae a miles de científicos que se internan durante meses en el cráter con fines científicos para llevar a cabo estudios geológicos, arqueológicos, de ornitología, entre otros. Pese a que ya se estudió la zona durante más de medio siglo, siempre hay nuevos descubrimientos que asombran a los científicos.

En sus entrañas, a la orilla de la ruta, se encuentra la Laguna Diamante, un espejo de agua tan transparente y atractivo como enigmático en su composición, es extremadamente alcalina y con altísimos niveles de salinidad y arsénico. De acuerdo a una investigación científica reciente se trata del ambiente más extremo que se haya conocido hasta ahora y que mejor recrearía las características inhóspitas de nuestro planeta hace más de 3.500 millones de años.

La Laguna Diamante se encuentra protegida de los fuertes vientos por las paredes, y por ello es refugio de flamencos y patos. Sin embargo, para una ideal observación de flamencos rosados y parinas el mejor destino es Laguna Grande, parte del circuito del Volcán Galán. Esta laguna alberga tres especies de estas aves, con una población que supera los 18.000 ejemplares. En el extremo sur de la Caldera del Volcán Galán se encuentran las termas de La Cocha y al norte las de Agua Caliente un hermoso logar para relajarse en la naturaleza, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones de los guías y guardaparques. Allí nace el río Aguas Calientes, que 20 kilómetros más adelante se denomina Los Patos, principal afluente del Salar del Hombre Muerto, del que ya hemos hablado en esta columna. Suban al volcán y dejen hacer erupción a su espíritu aventurero.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados