Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Paso de San Francisco
Foto Carolina Cabrera

VIDA & ESTILO

Paso de San Francisco, un camino por las nubes

Uno de las caminos más imponentes de toda Amperica

La pandemia ha cerrado los caminos, las fronteras, los sueños aventureros de muchos. Pero la belleza sigue ahí, intacta, esperando por nuestro regreso. Las rutas volverán a poblarse, los caminos a desandarse y esas ganas de viajar y conocer nuevos lugares volverán. Justamente, si de tomar caminos se trata, Catamarca tiene una de las autovías fronterizas más increíbles del mundo. Se trata de la que une nuestro país con la hermana república chilena.

El Paso Internacional de San Francisco, es uno de los pasos fronterizos menos utilizados del país. No es para menos, del lado argentino, la ruta se dejó en óptimas condiciones, recién hace tres años. Mientras que los chilenos terminaron de dejar en condiciones su lado del camino el año pasado. Hoy, es la ruta panorámica, que todos deberían recorrer. No sólo es un camino plagado de paisajes, sino que acerca a los tucumanos, santiagueños y cordobeses al país vecino.

El recorrido es, sin dudas, uno de los mejores del continente, los paisajes imponentes mezclan profundos valles con interminables montañas. Dos detalles fundamentales para los aventureros, es el paso favorito para quienes se aventurar a cruzar la frontera en bicicleta. Clara, para tamaña travesía es necesario tener el equipo y el entrenamiento adecuado. Es un reto de máxima exigencia, el límite internacional está a más de 4.700 metros sobre el nivel del mar. A esa altura el oxígeno es escaso y la visibilidad no siempre es la mejor.

 Para quienes no se animen a tanto, es importante que sepan que la ruta es apta para cualquier tipo de vehículo. El camino tiene una exigencia intermedia para el conductor. Pero lo más importante, durante todo el camino encontrará miradores donde detenerse y sacar fotografías. La ruta está plagada de lagunas y arroyos, pese a la altura, cada espejo de agua alberga una fauna maravillosa, llena de pájaros de colores que sobreviven a las bajas temperaturas y a los fuertes vientos. Si tiene un poco de suerte, tendrá la suerte de apreciar el majestuoso vuelo de los cóndores, los reyes andinos de los aires.

En el camino  abundan las manadas de vicuñas, guanacos, llamas y burros salvajes, es uno de los pocos lugares en el mundo donde estos camélidos pueden verse en su hábitat natural. Mayormente estos animales han sido domesticados para la producción de lana y carne. Si se encuentra con ellos en el camino, resista la tentación de acercarse a acariciarlos, en estado salvaje, no suelen ser tan dóciles como los que puede encontrar en granjas o en los pocos zoológicos que quedan en el país.

Los volcanes San Francisco, El Incahuasi, Bertrand, se mezclan con el esplendor de la Quebrada de las Angosturas, el Valle de Chaschuil y otras tantas bellezas naturales que hacen de Catamarca una joya para el turismo en Argentina. No es de extrañar que este paso tallado en gran parte por la naturaleza haya sido cuna y camino de los pueblos aborígenes. Pero, para quienes no tengan la intención de cruzar al país hermano, pero sí de conocer las bellezas del camino, a más de 3.000 metros de altura, los espera un hotel cinco estrellas donde podrán pasar la noche y realizar más de una decena de excursiones. Hoy, las pandemia nos obliga a quedarnos en casa, pero a yo igual que ustedes repito sin cesar la frase que popularizó la banda argentina Almafuerte, “escucho a las rutas llamarme”. Atienda el llamado y visite este paraíso terrenal.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados