Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
River

RIVER PLATE

¡Mira quién apareció! Surgió como el nuevo Mascherano en River y terminó en un destino inimaginable

El volante nunca pudo despegar pese a sus condiciones.

River siempre fue una cuna de grandes talentos, algo que queda de manifiesto en los nombres que terminaron jugando en Europa y en la Selección Argentina. Lo cierto es que muchos de los que surgen como grandes promesas, terminan desinflándose, ya que no logran cumplir con las expectativas. Este es el caso de Ezequiel Cirigliano, que en su momento destacó al punto tal que muchos los catalogaron como el nuevo Mascherano.

Debutó con tan sólo 18 años de la mano de Leonardo Astrada, que si de algo sabe es del puesto de volante central. Su mayor consolidación fue de la mano de Matías Almeyda en la B Nacional. Estaba todo dado para que la rompa en River y posteriormente en el exterior. Pero poco a poco comenzó a desinflarse. En el 2013 se marchó cedido al Hellas Verona de Italia en medio de una gran polémica, y al poco tiempo regresó.

Ya se encontraba Marcelo Gallardo como entrenador, quien le dio la chance de jugar sólo dos partidos. Finalmente se terminó marchando sin pena ni gloria, a préstamo por diferentes instituciones. Pasó por el FC Dallas de la MLS, volvió a la Argentina para jugar en Tigre, y finalmente cuando se le terminó el contrato con River, arribó a Atlético Tucumán. En el 2017 firmó con el Zacatepec de México, donde completó un total de tres años.

Ahora Cirigliano decidió volver a Sudamérica, para sumarse a un equipo del ascenso de Chile. En las últimas horas se terminó de confirmar su llegada al San Luis de Quillota, club que quiere pelear por ascender a primera. Actualmente el conjunto trasandino se encuentra en la séptima posición, y todavía queda más de medio torneo por delante, por lo que las aspiraciones son realmente importantes en la institución.

Por su parte, el volante hace tiempo que viene deambulando por diferentes clubes, lejos del nivel que alguna vez hizo que llegue a pelear por un puesto con Leonardo Ponzio. Diferentes aspectos personales terminaron de afectar en su carrera, y ahora el objetivo que tiene por delante es reencontrarse con su mejor versión. Con 28 años todavía tiene tiempo para volver a despegar, como el hombre que alguna vez fue comparado con Mascherano.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados