Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Dióxido de cloro

SOCIEDAD

“Fue rechazado por la ANMAT”: consternación por la muerte de paciente que fue tratado con dióxido de cloro

«Nadie puede obligar a una institución o a un profesional a administrar una sustancia que es un veneno», destacó un especialista en Bioética.

Un polémico fallo ha alertado a la comunidad médica, debido a que un juez obligó al Sanatorio Otamendi a tratar con dióxido de cloro a un paciente con coronavirus, a pedido del hijastro del hombre que finalmente murió este lunes, en un polémico fallo que alertó a la comunidad médica. En este contexto, Ignacio Maglio, abogado especialista en Bioética del Hospital Muñiz y la fundación Huésped recordó que «el uso de dióxido de cloro fue rechazado por las autoridades de la ANMAT y autoridades gubernamentales».

En declaraciones a radio Continental, Maglio explicó que «desde agosto del año pasado ANMAT saco una alerta sobre las características y los riesgos de toxicidad de esta sustancia que no es un medicamento y no tiene registro en la ANMAT, no está autorizada en su comercialización ni en su registro como producto terapéutico». Agregó que: «La OMS y la OPS advertían sobre los riesgos que pueden ser leves y moderados como diarrea, vómitos y fiebre hasta severos como poner en riesgo el sistema cardiovascular, respiratorio y renal».

«Acá lo llamativo es cómo toma la decisión el juez de manera apresurada. Lo que mínimamente cualquier juez en un caso de estas características hubiera tenido que hacer es consultar a los organismos competentes que dictaminan cuestiones vinculadas a las situaciones médico legales, como el cuerpo médico forense, o una consulta a sociedades con competencia en la materia como la Sociedad Argentina de Infectología. O un simple click en Google, que advierte inmediatamente las alertas internacionales y las de ANMAT» remarcó el abogado.

En este sentido, el especialista en Bioética aseguró que «estamos frente a dos supuestos: un supuesto de negligencia y de pericia judicial, es decir, una mala praxis por mal desempeño judicial y por otro lado un médico, un supuesto neurocirujano, que no tiene competencia dentro del ámbito de su profesión para disponer de un tratamiento para un paciente con infección». «Nadie puede obligar a una institución o a un profesional a administrar una sustancia que es un veneno» destacó.

«Lo peligroso también es el valor simbólico de una decisión de este tipo porque la comunidad puede generar confusión con respecto a los beneficios de esta sustancia. Esto hay que enmarcarlo en un movimiento más genérico, en un movimiento antivacunas, como un terraplanismo sanitario, que pone en duda la evidencia médica» manifestó el abogado. Por último, Maglio dijo que «se está evaluando realizar una denuncia junto con sociedades científicas» al médico que trató al paciente fallecido y, por otra parte, «una presentación ante el Consejo de la Magistratura».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados