Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

GLAM

Cómo Tiffany & Co. monopolizó un tono de azul

Ninguna otra marca logró transmitirnos todo su peso tan solo con un color.

A principios de la década de 1990, el color fue por primera vez a juicio. La empresa Qualitex, con sede en Chicago, demandó a los productos Jacobson de St. Louis por fabricar sus mismos artículos en el mismo tono. El caso llegó a la Corte Suprema y, en su opinión, favorecía a Qualitex, quien finalmente ganó el caso: “El color solo, al menos a veces, puede cumplir con los requisitos legales básicos para su uso como marca registrada. Puede actuar como un símbolo que distingue los bienes de una empresa e identifica su fuente, sin cumplir ninguna otra función importante».

En los años posteriores, las marcas que van desde T-Mobile (magenta) a UPS (marrón oscuro) han patentado sus propios colores, lo que nos habla del potencial en la creación de clientes leales y la comunicación del espíritu de una empresa. Cadbury lleva más de una década en batallas legales para expandir su reclamo del color violeta. Sin embargo, de todas estas organizaciones de orientación cromática, es el joyero y minorista Tiffany & Co. el que ha hecho de un solo tono azul, un sinónimo de lujo.

Un broche de Tiffany con forma de orquídea de la época, que ahora es propiedad del Metropolitan Museum of Art, vino en un elegante estuche de color turquesa con forro de color crema. La compañía ya estaba vinculando el color con el empaque, una primera versión de la ahora icónica caja azul, que Davey afirmó que es «reconocida, admirada y querida en todo el mundo». Eso no es solo una cuestión de marketing: AdWeek señaló una vez que la caja azul «es muy posiblemente el contenedor de venta al por menor más reconocible y deseado de la historia».

PR Press Kit Tiffany Blue

En 1998, Tiffany & Co. finalmente patentó su color y empaque. Tres años después, la marca se asoció con Pantone para solidificar su tono: «1837 Blue», conmemorando su año de fundación. Tiffany ha convertido su distintivo matiz en un ícono internacional de elegancia y sofisticación. Reconocible, hasta en un taxi.

NEW YORK, NY – MAY 03: View of a Tiffany blue taxi during the Tiffany & Co. Paper Flowers event and Believe In Dreams campaign launch on May 3, 2018 in New York City. (Photo by Jamie McCarthy/Getty Images for Tiffany & Co.)

Ningún otro color patentado se ha asociado tan estrechamente con su marca. El tono (RGB 82, 183, 189) es suave y femenino, pero no de manera tan llamativa; es juguetón y ligero, sin ser frívolo. Aunque las corporaciones han optado exitosamente por objetos y símbolos democráticos, una manzana, un swoosh, el número 57, ninguno ha declarado nada tan específico y ampliamente aplicable como el 1837 Azul: la compañía puede pintar cualquier cosa, desde taxis hasta tiendas, con su marca registrada. Es una paradoja que resuena perfectamente con lo que vende Tiffany: joyas con un peso y forma definidos, y un concepto tan mutable como el amor.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados