Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
arsenal

DEPORTES

La emotiva historia de una madre con su hija de Arsenal

La historia se viralizó en las redes y provocó una profunda emoción. Mirá el video.

Arsenal volvió a primera tras un año en la final ante Sarmiento. Cuando iban 16 minutos del primer tiempo, el árbitro Néstor Pitana cobró la falta de Lucas Landa sobre Leandro Garate dentro del área de Sarmiento de Junín. El propio delantero se encargó de ejecutar el tiro desde el punto del penal y así puso en ventaja al equipo que luego ascendería.

En el Estadio se pudo conocer una historia esta jornada en las redes. Uno de los escalones de la Tribuna Valentín Suárez de la cancha de Banfield (donde se disputó el encuentro), se desarrolló una situación en paralelo que provocó una profunda emoción aún más que el retorno del Arse a Primera División.

La madre Carla y su hija Mía son ambas de Bernal (partido de Quilmes). Ella tiene de 34 años y es fanática de Arsenal. La pequeña, de 14 años, padece una displasia septo-óptica congénita (o síndrome de Morsier), que le afecta la visión, la motricidad y lo cognitivo. Lleva en la sangre la pasión por el Club y asistió a ver el ascenso de su equipo.

«Cada madre dice que su hijo es el mejor y yo pienso que mi hija es la mejor de todas. Ella es ciega de nacimiento y este es el mejor gol que me tocó relatarle. No existen palabras que describan el orgullo que siento cuando la veo gritar el gol», expresó Carla en su cuenta de Twitter, junto a un video en la tribuna en el momento del gol.

Las imágenes no tardaron demasiadoen hacerse virales. «Yo soy hincha desde los 16 años y Mía, desde la panza. Desde chiquita que me acompaña a la cancha. Vamos siempre de local y este partido no nos lo íbamos a perder por nada», comentó en una entrevista que le realizó el portal Infobae.

Por otro lado, la protagonista agregó: «Para el partido con Defensores de Belgrano (el cual ganó Arsenal 1 a 0) nos juntamos con unos amigos a verlo y la volví tan loca con la final que esa noche no pudo dormir. Sentía que le debía el ascenso porque le comí la cabeza toda la semana a la nena», agregó la mujer.

Por último, Carla relata que su hija «no tiene gran entendimiento» de lo que pasa en el césped. «Reconoce los goles, pero si no los grita el partido le queda incompleto. Al no ver, no tiene una apreciación del espectáculo mas que el compartir esa sensación de cantar y estar con nosotros», concluyó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados