Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Latinoamerica

MUNDO

La estrategia de la FAO para reducir la pobreza en cinco países

El Fondo de las Naciones Unidas tiene una meta casi imposible: reducir el hambre.

La cuestión es el hambre y la pobreza. El Fondo de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ya tiene una nueva estrategia para incorporar al desarrollo a los sectores rurales de pobreza dura y, desde allí, reducir los márgenes más drásticos en cinco países.

¿De qué hablamos? De territorios invisibilizados y olvidados de los que nadie habla en la región, salvo cuando hay conflicto bélico, religioso o étnico. Un estudio preliminar de la CEPAL (Comisión Económica Para América Latina y el Caribe (Cepal) determinó que en 14 países, con casi dos mil municipios, 46 millones de personas viven en territorios rezagados, y de ese total el 82% de la población vive con sus necesidades básicas insatisfechas.

Lo que busca el Fondo con su estrategia «100 territorios libres de pobreza y de Hambre» es identificar los puntos más críticos que requieren una intervención urgente y a quienes se les proveerá una serie de medidas estrictamente adecuada a ese destino. Así se viene trabajando en la reducción de la pobreza rural extrema en Brasil, Chile, Perú y República Dominicana, donde hubo avances «muy acelerados».

«Creíamos que teníamos ya la solución y que en adelante era un asunto de persistencia, que en unos pocos años íbamos a poder a decir se acabó la pobreza extrema. Lamentablemente entre el 2010-2012, el crecimiento se empezó a desacelerar y en los últimos años estamos caminando para atrás, vuelve a aumentar la pobreza rural y la extrema pobreza rural», señalaron desde la FAO.

Hoy, la pobreza rural afecta a casi el 49 por ciento de la población de un continente que cuenta con países de ingresos medios y medio altos. Para graficar el drástico escenario, uno de cada cinco vive en condiciones de pobreza: «Extrema pobreza significa que no tiene suficiente para comer; los niños si les da cualquier enfermedad se van a morir o van a sufrir gravemente; los niños que crecen en esa condición básicamente están condenados a un futuro tremendamente limitado. Es muy difícil que un niño o una niña que crece bajo pobreza extrema pueda realizar su potencial como ser humano, pueda contribuir a su país, pueda desplegar todas la capacidades que de otra forma pudiera haber tenido», recordó Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

«Aún en los países exitosos en la reducción de la pobreza y extrema pobreza rural están estos territorios que se están quedando atrás. En Chile, en la Araucanía; Brasil, las comunidades afro», mencionó, al tiempo que añadió: «Muchas veces estos territorios son invisibles y en otras estamos llevando las soluciones equivocadas; es decir, estos territorios sufren de olvido y también de malas soluciones, malas porque no son las que necesitan».

«Son los países que tienen más altas vulnerabilidades, ya sea por efecto del cambio climático, la migración, la violencia y las economías ilegales. Además, por la posibilidad de políticamente avanzar más rápido con estos países, aunque hay que hacer mucho trabajo con ellos, diseñar muy bien la estrategia para cada territorio», respondieron desde la FAO que ahora, debe lograr una tarea casi imposible: un mundo con menos hambre.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados