Conecta con nosotros

Hi, what are you looking for?

El Intransigente

POLÍTICA

La última prueba de amor de Alberto Fernández a Cristina Kirchner

El exjefe de Gabinete se jugó todo por Cristina.

BUENOS AIRES.- (Federico Mena Saravia) En un escenario complejo lo más inesperado sucedió, Alberto Fernández será candidato a presidente por el kirchnerismo con su jefa natural como candidata a vicepresidente. Esta postulación cierra la ecuación abierta el miércoles pasado por Alberto Fernández cuando declaró a cara descubierta contra los jueces federales por cuyas manos pasan las causas que involucran a la expresidente.

Nunca antes en la historia política nadie había osado ir contra el Poder Judicial con tanta crudeza como Fernández con una advertencia en tono de amenaza; sin embargo, no era la bravuconada de un “militante” sino una calibrada jugada política.

Pero ¿qué sentido tenía que Alberto Fernández se mostrara ante la sociedad argentina como poco menos que un ejecutor de uno de los Poderes de la República? Ese era la última prueba de fidelidad que le habría pedido Cristina Kirchner para ubicarlo como el mascarón de proa de una operación retorno del kircnnerismo sin Kirchner… a la cabeza.

La inmolación de Alberto Fernández es además un mensaje a la “militancia” para que sepa que el regreso al poder viene teñido de una impronta de verticalismo que ni el mismo Perón marcó tan desembozadamente. Es lógico, el kirchnerismo se ufana de ser revolucionario y por lo tanto no puede andar con sutilezas, o van por todo o no sirve.

Pero el devocionario peronista tiene dogmas que tienen vigencia más allá del mismo peronismo como aquel que decía que “Los hombres son buenos, pero si se los vigila son mejores”. Esta lógica es la sombra que acompaña a las palabras de Alberto Fernández que le puso nombre y apellido a cada una de sus municiones verbales, Julián Ercolini, Claudio Bonadio, Martín Irurzun, Gustavo Hornos y Carlos Gemignani, quienes justamente están al frente de causas que involucran a la expresidenta.

Por último, como agregado de los dichos de Alberto Fernández se puede entrever que si Cristina Kirchner preside el Senado tendrá en sus manos la decisión sobre la designación de los futuros jueces federales. La campaña política acaba de comenzar de cero nuevamente.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados