Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

La fatídica endoscopía a Pérez Volpin: la instrumentadora tuvo varias lagunas en su declaración

Miriam Frías fue la única persona que estuvo junto con los dos profesionales acusados.

Miriam Frías, instrumentadora quirúrgica y única persona que estuvo junto con los dos profesionales acusados por el fallecimiento de Débora Pérez Volpin, aseguró rememorar muy poco de cómo se practicó la fatídica endoscopía y que todo se llevaba con absoluta normalidad hasta que se desencadenó el incidente. «Llama urgente a la cardióloga me dijeron», relató ante el juez Javier Anzóategui en el juicio oral y público contra la anestesista Nélida Puente y el endoscopista Diego Bialolenkier por homicidio culposo.

«Todo se desarrollaba con normalidad hasta que le pidieron convocar a la cardióloga, por lo que salió del quirófano 6 y al volver vio que Pérez Volpín estaba en otra posición en la camilla y sin el tubo endotroquial colocado, que sí tenía cuando comenzó la endoscopía», comentó la testigo presencial. Al ser consultada sobre si ella había percibido alguna anomalía previamente, dijo que «no» y que cuando se produjo la crisis entraron muchas personas al quirófano: «Era una emergencia, todos actuaban».

Mientras que cuando la querella representante de la familia de Pérez Volpin la interrogó sobre la alarma, afirmó «no recordar» que hubiese sonado y tampoco qué dialogaron entre ellos la anestesista y el endoscopista. «La anestesista intentó darle aire con mascarilla en dos o tres ocasiones, sin tener precisiones y finalmente lo hizo, hasta que ingresó la cardióloga y le hizo masajes cardíacos de reanimación», ahondó. «No recuerdo», contestó además cuando le preguntaron qué accionar tuvo en ese momento Bialolenkier.

A pesar de que la autopsia reveló que no existía ninguna enfermedad preexistente que pudiera resultar mortal, la defensa del endoscopista, uno de los dos acusados por el fallecimiento de Pérez Volpin, reiteró este martes que la periodista «tenía antecedentes por arritmia, tabaquismo y síncope«. «No se pueden obviar los antecedentes de la paciente», apuntó el médico Roberto Glorio, perito de parte del profesional implicado.

Glorio negó que con el endoscopio se haya podido efectuar una lesión en el esófago y además sostuvo que según la autopsia la herida pudo haber sido producida con un elemento punzante, pero el equipo tiene un borde romo. Al hablar de los antecedentes de Pérez Volpin, el especialista enfatizó que tenía síncope, tabaquismo y arritmia, ya que tenía el corazón agrandado. «La saturación de la paciente pudo haber sido efecto del propofol (la sustancia que le proporcionó la anestesista)», destacó en una parte de su declaración.

Por su parte, la anestesista que también está siendo juzgada en el litigio había deslizado este lunes la responsabilidad del otro acusado de la causa, el endoscopista Bialolenkier. «Lo que puedo decir es que yo estaba haciendo una anestesia durante un estudio de endoscopia y lo único que ingresó (en el cuerpo de la víctima) fue el endoscopio», declaró en el interrogatorio.

Puente aceptó las preguntas de las partes y dio detalles del lamentable hecho al asegurar que el monitor no arrojada ninguna irregularidad. Después de un breve receso de 10 minutos, el juez Anzoátegui invitó a comparecer al acusado Bialolenkier, quien afirmó que más adelante iba a declarar aunque igualmente enfatizó: «Estoy convencido de mi inocencia, no hay ninguna posibilidad que yo haya causado lo que pasó».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados