Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

MUNDO

¿Por qué cada vez hay más hambre en América Latina?

Algunos lo adjudican, en gran parte, a un motivo principal.

Los datos no dan lugar a duda: el hambre aumentó en América latina y el Caribe afectando a 42,5 millones de personas, es decir, casi un 7 por ciento de la población regional, según un informe conjunto de la Organización de las Naciones Unidas. La información se basa en el documento «El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2019» (SOFI, por sus siglas en inglés) en los últimos cinco años entre 2014 y 2018.

Allí se indica que la subalimentación ha aumentado a nivel mundial, principalmente debido a los incrementos de África y, en menor medida, de América Latina, región del planeta que hoy alberga al 55 por ciento de quienes pasan hambre en la región. Para los especialistas, esta alza en los registros se debe principalmente al deterioro de la seguridad alimentaria en Venezuela, «donde la prevalencia de la subalimentación aumentó casi cuatro veces, de 6,4% en 2012- a 21,2% en 2018», cita la agencia ANSA.

De acuerdo a los datos duros, el aumento del hambre en territorio venezolano en los últimos años coincide con la peor crisis del país, tiempo en que la inflación alcanzó niveles nunca antes vistos y el PBI se contrajo más de un 25 por ciento. Según el informe. «durante los primeros 15 años de este siglo, América Latina y el Caribe redujo la subalimentación a la mitad. Pero desde 2014 el hambre ha ido aumentando».

Así lo precisó el representante regional de la FAO, Julio Berdegué, quien agregó: «Tenemos que rescatar, en promedio, a más de 3,5 millones de personas del hambre cada año desde ahora hasta 2030 si queremos alcanzar la meta de hambre cero del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2». Luego, añade: «El aumento del hambre está estrechamente relacionado con la desaceleración económica de la región. Las caídas en los precios de los productos básicos desde 2011 llevaron a un deterioro en las finanzas públicas de muchos países dependientes de la exportación de productos básicos».

A su vez, la disminución del PBI y el aumento del desempleo devinieron en ingresos más bajos para los hogares, lo que llevó a más miseria y hambre, y más personas se sumergieron en la pobreza que está directamente ligada al éxodo forzado y masivo hacia países como Colombia, Brasil y Argentina. El informe de este año, elaborado por FAO, FIDA, UNICEF, PMA y OMS,incluye una nueva forma de medir el avance hacia el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2.1: la prevalencia de la inseguridad alimentaria grave y la prevalencia de la inseguridad alimentaria moderada o grave.

Si bien la prevalencia de subalimentación -el hambre- es el indicador tradicional de la FAO para medirla a nivel mundial y regional, la escala FIES se basa en datos obtenidos al preguntar directamente a las personas, a través de encuestas, sobre su seguridad alimentaria y su acceso a los alimentos. Es así que el 9% de la población latinoamericana (sólo América del Sur y Central, no Caribe) sufrió una grave inseguridad alimentaria en 2018, mientras que el 21,9% sufrió una inseguridad alimentaria moderada.

Además, el estudio reveló que 4 millones de niños menores de 5 años sufren sobrepeso -cita ANSA-, 700.000 sufren desnutrición aguda (1,3%) y 4,8 millones sufren retraso en el crecimiento o desnutrición crónica (9%). Así, los expertos no tienen lugar a dudas: América Latina es más pobre y pasa más hambre, en gran medida, por la crítica situación venezolana y los estándares de vida en el resto de los países que no acompañan.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados