Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Messi no pudo con Brasil
Fuente: N/A

DEPORTES

Argentina cayó en manos de Brasil y se despide de la Copa América

Roberto Firmino sentenció el partido tras un contraataque comandado por Gabriel Jesús.

El fútbol no siempre premia al que mejor juega. En la mayoría de los casos, el quien menos lo intentó, es el que termina sonriendo. Esa premisa marcó el segundo tiempo entre Brasil y Argentina, por la primera semifinal de la Copa América 2019, con un estadio Mineirão enardecido y eufórico, donde los amazónicos se impusieron 2-0.

En esta segunda mitad, Argentina salió mucho más dispuesta a atacar. Y cómo no hacerlo. Existía la necesidad. Messi se puso el brazalete de capitán y empezó a justificar el número 10 de su espalda. Todo el juego albiceleste pasó por los pies de ‘la Pulga’, quien estuvo en un constante ida y vuelta y se convirtió en un enganche de naturaleza.

Ángel Di María fue el primer cambio estratégico de Scaloni. Salió Marcos Acuña, quien tuvo un partido un poco flojo y no tuvo el mismo rendimiento que venía mostrando en compromisos anteriores. Lo Celso ingresó luego por De Paul, para dar un respiro al mediocampo argentino.

Brasil sufrió más de la cuenta. Willian, que arrancó desde el inicio del complemento, fue de lo más destacado. Sin embargo, las individualidades no servían mucho en un Brasil desdibujado ante una Argentina dispuesta a seguir presionando y con un capitán más que inspirado.

Pasada la primera hora de juego, ‘Lio’ estuvo a poco y nada de empatar el encuentro. Un tiro libre en la frontal del área parecía abrirle las puertas del Olimpo al 10 argentino. Pero su disparo fue con más colocación que potencia y acabó en las manos del guardameta Alisson Becker.

Pero cuando todo parecía encaminarse a una inminente igualdad, apareció el temor más grande de cualquier equipo: el contraataque. En una jugada de ofensiva frenética, Gabriel Jesús logró recuperar un balón en territorio albiceleste. El delantero del Manchester City se safó a Pezzella, dejó en el camino a Foyth, enganchó en el área chica y se la dejó servida a Firmino, quien perforó las redes sin mayores complicaciones.

Ese fue el golpe de gracia. Scaloni lo intentó hasta el final. Hizo ingresar a Paulo Dybala por Tagliafico y quedó con línea de tres en el fondo, pero de poco sirvió. Sin ideas y sin rumbo, Argentina terminó sucumbiendo ante un Brasil que esperó y golpeó en los momentos necesarios. Inteligente y soñador, el equipo de Tité es el primer finalista de la Copa América 2019.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados