Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Fuente: Twitter Banfield.

DEPORTES

Hernán Crespo, sobre su idea de juego: «No se cambia y no es de necio»

El director técnico de Banfield profundizó acerca de la identidad de su equipo.

Hernán Jorge Crespo fue uno de los delanteros argentinos más destacados de la historia de nuestro país. Valdanito debutó como profesional en River Plate, vistió los colores de Parma, Lazio, Inter de Milán, Chelsea, Milan y Genoa. A sus 36 años de edad, decidió retirarse del fútbol para convertirse en director técnico. En una entrevista con Olé, el timonel de Banfield dio detalles de los motivos que lo llevaron a ser técnico.

«Siempre me gustó la táctica, la estrategia. Tiene que ver con una necesidad. El de arriba no me dio la elasticidad y los abdominales de Ibrahimovic, la potencia de Adriano o la velocidad de Caniggia, je. Necesitaba entonces de mucha interpretación y lectura del juego como en mi etapa de futbolista. Saber a qué vamos a jugar para luego poder definir mi acción y aportar lo mío para el equipo. Siempre estuve atento a los entrenadores. Cómo manejaban el grupo, cómo resolvían diferentes situaciones. A mí me gusta el entrenador que tiene un estilo reconocible. Si vas a ver una película de Tarantino, sabés con qué te vas a encontrar, lo mismo que con una de Scorsese. Yo voy a ver a Guardiola y sé qué equipo voy a ver. Como al Cholo, como a Bielsa. Eso me gusta», comenzó diciendo el protagonista.

En tanto, el exatacante hizo hincapié en que, para él, los primordial es el orden. «Lo ideal es eso, sumado a la disciplina táctica. Eso tiene que servir para potenciar el talento. Es algo fundamental. Yo soy metódico y dicen que se juega y se dirige como se vive. De chico cumplía horarios, el colegio, comer, viajar a River, volver, estudiar. Todos los días lo mismo. Siendo así me fue bien. Y después está el respetar al nene que tenés adentro», aseguró.

Para argumentar sus dichos, Hernán explicó: «¿Por qué uno juega a la pelota? Porque hace goles, se la pasa al amigo. Cuando eras chico, ¿qué querías? ¿Pegarle de punta para arriba o pararla, gambetear y hacer un gol? Bueno, eso es lo que intento preservar. Si bien esto es un deporte y una profesión, no deja de ser también un juego. La parte lúdica tiene que existir. Respetar la esencia. Ojo. Esto no quiere decir que no se puede pegarle para arriba porque eso es parte también de entender el juego. El resultado es la obsesión y uno hace todo para ganar, pero a mí también me importa muchísimo el cómo. Es fundamental eso porque tenés que saber el lugar en el que estás, las necesidades y los jugadores que tenés. El tiempo de trabajo también influye. ¿Es garantía de éxito? No. Pero seguro le irá mejor al club que no echa a un técnico cada tres meses».

Consultado acerca del espacio que le otorga a la picardía de sus pupilos, el entrenador de 44 años fue contundente. «A mí me gusta el desorden ordenado. Está buenísimo que el volante se salga del molde y rompa líneas. Te doy un ejemplo: en un partido de pretemporada contra Arsenal, Bravo cortó una pelota en el medio. El estaba ordenado, bien posicionado y eso le permitió recuperar una pelota. Y ahí sacó un sablazo de treinta metros y la clavó en el ángulo. Ahí lo ves: orden, disciplina y talento. Gambeteá, claro, pero hacelo de tres cuartos de cancha hacia adelante, no adentro del área. Me encanta el jugador que gambetea. Ojalá venga uno, gambetee a tres o cuatro y haga el gol, pero yo, como entrenador, tengo que pensar que eso no va a ocurrir e imaginar un escenario peor. En ese caso, entonces, me preocupo pensando qué tengo que hacer para superar al rival a partir del juego colectivo».

Por otro lado, Crespo caracterizó al típico futbolista argentino. «Veo que hay poca lectura de juego. Hoy el entrenador pretende que el jugador lea mejor el juego porque hay menos espacio individual. El juego evoluciona constantemente y eso exige del jugador una mejor interpretación. Además, hay más información. Estornudás a los veinte minutos y el rival ya sabe cuándo estornudás. Y los futbolistas de hoy ven menos fútbol que los de antes. Eso sí lo noté. Pero eso no pasa sólo en la Argentina. Hay más opciones para desenchufarse. La PlayStation, Netflix. Nosotros antes queríamos jugar a la pelota todo el día», detalló.

Valdanito concluyó la entrevista dejando en claro que, pese a los malos resultados de Banfield, no negociará la identidad del equipo. «La idea no se cambia y no es de necio. Mis jugadores no miran el árbol sino el bosque. De treinta y seis puntos saqué once, sí. Pero hay otras cosas que también importan. El 90% del plantel renovó su contrato. ¿Por qué? Porque les llegaron ofertas y el club los retuvo. Ya eso es un resultado. Tenés a Urzi que fue citado a la Sub 20 y ahora a los Panamericanos. Tenés a Carranza que fue vendido en 6 palos. Todo eso ellos lo ven. Escuchan a rivales que les dicen ‘ustedes vuelan, che’. Es cierto que falta plasmar todo ese trabajo en el resultado deportivo pero ya lo vamos a lograr», sentenció.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados