Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ANIMALS

Los perros producen una curiosa reacción en los niños con autismo

Un grupo de científicos también estudia cómo los peludos influyen en los cuidadores.

Cada vez son más los estudios que confirman que los perros funcionan como una terapia para aquellos niños que son diagnosticados con autismo. Los perros de terapia o de compañía, como también se les conoce, tienen impactos positivos en estos pequeños sin embargo, aún falta tela que cortar desde el punto de vista científico. Por esta razón un grupo de investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Purdue encabezó una nueva línea de estudio.

Incluso, el mismo estudio también analiza cómo los caninos pueden resultar beneficios, como terapia, para los padres y familias de los chicos diagnosticados con el trastorno del espectro autista. Maggie O’Haire y Kerri Rodriguez están al frente de esta investigación conjuntamente con el Centro de Investigación de Autismo Purdue, la Universidad de Arizona más un centro canino.

En relación al estudio O’Haire expresó lo siguiente: «Con tantos tratamientos emergentes complementarios e integradores para el autismo, es fundamental comprender mejor cómo esta práctica cada vez más popular afecta a los niños con autismo y sus familias”. Mientras que reiteró que queda mucho camino por recorrer sobre esta condición.

En este sentido, la experta señaló: “En ausencia de esta información, las familias y los médicos no tienen una base de evidencia a la que recurrir para saber qué esperar (…) Sigue existiendo una necesidad crítica de cuantificar empíricamente los efectos de los perros de terapia de autismo, no solo en los resultados clínicamente relevantes para los niños con autismo, sino también en el funcionamiento del cuidador y la familia”.

De acuerdo a las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, uno de cada 59 niños padece un trastorno del espectro autista. Los niños que formaron parte del estudio tienen entre 4 y 17 años y sus síntomas fueron comparados con otros infantes que ya tienen un tratamiento terapéutico con perros. Otro factor que se estudia son los niveles de cortisol, es decir, se trata de un biomarcador que está involucrado con el sistema de respuesta al estrés, también se analizan los reportes de sus hábitos de sueño.

Paige Mazzoni, directora del centro canino, enfatizó sobre el tema: “Vemos el impacto positivo de los perros en niños con autismo desde la primera noche con el perro (…) El estudio puede ayudar a ofrecer información sobre enfoques innovadores para el autismo desde una perspectiva terapéutica y social”. Asimismo, el estudio evalúa cómo influye el perro de compañía en el cuidador.

Finalmente, Rodríguez apuntó al respecto: “Estamos entusiasmados de adoptar un enfoque familiar para estudiar cómo un perro de terapia de autismo se integra en el hogar (…) Específicamente, nuestro innovador estudio no solo medirá los efectos que un perro puede tener en el funcionamiento del niño, sino también el funcionamiento de los padres y la dinámica general de la familia”.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados