Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

MUNDO

«¿Las inversiones irregulares en el Vaticano serán un caso de ‘Lawfare’?», la ironía de Longobardi sobre un hecho que sacude a Francisco

Habrían inversiones irregulares por 200 millones de Euros.

El pasado día jueves, el Papa Francisco nombró a Carmelo Barbagallo como nuevo presidente de la Autoridad de Información Financiera (AIF) del Vaticano, que se creó para combatir el blanqueo de capitales. El italiano ocupará el lugar del abogado suizo René Brülhart, quien presentó su renuncia antes del viaje apostólico que Francisco realizó a Tailandia y Japón.

Tras la difusión de su nombramiento, Barbagallo dialogó con la prensa y mostró contento por su nuevo cargo al frente de la AIF. «Agradezco al Santo Padre por la confianza que ha depositado en mí», expresó Carmelo Barbagallo. «En el servicio del encargo recibido como guía de la AIF trataré de aportar toda la experiencia acumulada en cuarenta años de trabajo en la Banca d’Italia», agregó Barbagallo.

La renuncia de Brülhart se debió a la supuesta participación que tuvo en el escándalo financiero que sacudió al Vaticano en el mes de octubre. En ese tiempo, la Santa Sede se encontró con una inversión irregular de 200 millones de euros en un inmueble de la ciudad de Londres. Para lesta inversión, los involucrados habrían utilizado las donaciones que recibe el Pontífice para destinar a los pobres.

Por esta situación, se suspendió a cinco funcionarios de la ciudad del Vaticano. Entre los suspendidos se encuentra Tommaso Di Ruzza, segundo de Bruelhart y director de la AIF; monseñor Mauro Carlino, dirigente de la oficina de información y documentación de la Secretaría de Estado; Vincenzo Mauriello y Fabrizio Tirabassi y una funcionaria de la administración, Caterina Sansone.

«Francisco designó a un nuevo jefe de las finanzas vaticanas», anunció Marcelo Longobardi en su editorial. «El Vaticano, que habla tanto de la corrupción y defiende, en algunos puntos, la noción del ‘lawfare‘, se ‘afanaban‘ el óbolo de San Pedro, que se invirtieron en edificios en la ciudad británica de Londres», cuestionó el periodista. «¿Será un caso de persecución mediática?», ironizó Longobardi.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados