Conecta con nosotros

Hi, what are you looking for?

El Intransigente

SALUD

La ciencia, lapidaria contra las dietas "milagrosas"

La ciencia tiene una cuenta para demostrar el fracaso de las dietas milagrosas

Esto no es nuevo, pero en los últimos tiempos la tendencia hacia las dietas súper milagrosas, rápidas y efectivas, no pararon de crecer. Pese a las advertencias, hay fanáticos y seguidores de un esquema nutricional y alimenticio que no tiene respaldo ni pruebas concretas de que logre el objetivo sin afectar la salud. Pero para eso está la ciencia.

Las dos preguntas básicas tienen respuesta: ¿Es posible perder peso? Sí. ¿Es saludable hacerlo de esta manera? No. La ciencia saca cuentas, y detalla lo siguiente:

Con qué velocidad se puede perder peso con una dieta descompensada energéticamente, se preguntan los especialistas de Ciencia y Salud. Aquí la respuesta: «Con la edad nuestra composición corporal varía bastante pero como aproximación podemos partir de que una persona joven y sana de unos 65 kg de peso está formada aproximadamente por 40 kg de agua, unos 11 kg de proteínas, 9 kg de grasa, 1 kg de hidratos de carbono y 4 kg de diferentes minerales (principalmente depositados en los huesos)».

«Cuando se pierde peso equilibradamente, lo que se pierde, fundamentalmente es una mezcla de grasas (nuestra sustancia de reserva. 1g de grasa equivale a 9 kcal) y agua (1g de agua son 0 kcal), ya que los hidratos de carbono son minoritarios y necesarios para muchas funciones y las proteínas realizan funciones imprescindibles en nuestro organismo».

Dicho esto, se puede suponer que «en las pérdidas de peso equilibradas para perder 1 gramo de peso global, se pierden unos 0,8  gramos de grasas y 0,2 gramos de agua, lo que equivale a que hay que producir un déficit calórico de unas 7 calorías».

De querer encarar un proceso serio de reducción de peso en forma coordinada, hay que recurrir a un buen profesional y seguir un plan específico. La ciencia demuestra que no existe a la fecha una dieta que cumpla los dos principales requisitos a la vez, por ello, es necesario ponerse en contacto con un nutricionista, un médico general para chequeos de todo el cuerpo, y otro para realizar ejercicios físicos.

La conjunción de una buena alimentación, una rutina profesional de ejercicios y un plan, es el resultante de un proceso responsable al momento de llevar adelante la tan ansiada «dieta milagrosa».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados