Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

El juez ordenó la prisión preventiva para los ocho rugbiers

Fernando Burlando continúa insistiendo con la importancia de hallar al joven número 11 que aparece en los videos.

El juez dictó la prisión preventiva para los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Baéz Sosa. Según el periodista Diego Gabriele, la audiencia de ayer en Villa Gesell fue determinante para ver las estrategias por parte de la defensa. Contó que Hugo Tomei, el abogado de los rugbiers, consideró que no se habían cumplido algunas instancias relacionadas con el debido proceso.

Además el letrado apuntó contras los medios de comunicación por solicitar la prisión morigerada. En declaraciones a la prensa, Tomei aseguró que los rugbiers se sentían «acosados» por los medios y por el pedido de la detención preventiva. Fernando Burlando, el abogado de la familia de la víctima, estuvo ayer en «Intratables» y le contestó a su colega. Afirmó que los dichos del letrado «no tenían razón de ser».

Además Gabriele detalló que Burlando señaló que para él existió alevosía en el crimen, debido a que, a Fernando le pegaron patadas en la cabeza. Volvió a hacer hincapié en el «homicidio por placer» al señalar que el asesinato del adolescente constituyó una «cacería» por parte de los rugbiers. No obstante, tal como precisó El Intransigente, la fiscal desestimó el cargo solicitado por el abogado.

La importancia de hallar a «Pipo», el número 11

El letrado mencionó nuevamente la relevancia de determinar quién es «Pipo», el joven número 11 que aparece en los videos. Con su aparición, los implicados en el asesinato podrían ser 11 y no 10. Burlando detalló que si bien aparece tanto en las imágenes como en los mensajes, no se lo ve en ningún momento pegando. Por lo que el adolescente podría llegar a ser un «testigo importante» para el caso pero no un imputado.

En la audiencia, que tuvo lugar ayer, Matías Benicelli, uno de los rugbiers imputados, gritó «somos inocentes». Blas Cinalli, otro de los detenidos, le dijo al juez: «Sepa que lo que pasó no es lo que queríamos». Por último, acorde con Noticias Argentinas, Máximo Thomsen lloró. No obstante Fabián Amendola, abogado de la familia de la víctima, aseveró que los rugbiers no mostraron ningún tipo de arrepentimiento.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados