Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

CELEBRITIES

Jim Carrey explicó por qué decidió volver al cine con la película «Sonic»

El actor encarna a Robotnik, el villano de la trama.

El próximo 13 de febrero en todos los cines de Argentina se estrenará «Sonic, la película«. Dirigida por Jeff Fowler y con la presencia estelar de Jim Carrey, el famoso personaje de los videojuegos navegará por las complejidades de la vida en el planeta Tierra. En diálogo con Teleshow, Carrey dio detalles de su nuevo trabajo en la pantalla grande.

«Elegí este personaje y esta película para volver al cine porque es una gran oportunidad. En primer lugar, una de las mejores cosas en mi corazón que he hecho y han perdurado en un sentido de satisfacción son las cosas que les gustan a los chicos como El grinch o Ace. En los mejores casos lo disfrutan los chicos, pero también los padres», comenzó diciendo el protagonista.

Asimismo, Jim valoró: «Me encantan las películas familiares. Creo que es una cosa grandiosa, quiero hacer todo, pero definitivamente hay un lugar en mi corazón que se despierta cuando hay chicos disfrazándose en Halloween de los personajes que yo hice. O cuando personas de tu edad me dicen: ‘Crecí con vos’. Y eso es algo. Soy un afortunado. Considero que el universo me hizo el regalo de hacer trabajos que pareciera pueden seguir reintroduciéndome a nuevas generaciones y no lo doy por sentado. Busco que en el próximo Halloween haya disfraces de Sonic y que en 25 años haya chicos que crecieron con la película de Sonic y se acerquen a mí y me lo cuenten».

En cuanto a su personaje, que es el villano de la película, el actor reconoció: «Robotnik es un perfecto ejemplo de compensación de poder e inteligencia. Debajo de toda esa maravilla e inteligencia y esa mente visionaria hay un ser sin valor en su mente. Por eso es todo compensación. Y no vemos mucho de eso, ¿no?».

Por último, Carrey hizo un balance de su trayectoria en el rubro. «Creo que nací actor. Así es. Me cuentan historias de cuando era chico. Me di cuenta que cuando estaba sentado en mi silla alta y comenzaba a sacudirme y a hacer caras, la familia completa comenzaba a reír y entonces mi cena se enfriaba y no tenía que comer mis vegetales. Y eso fue antes de saber lo que hacía. Mi padre era un alma hermosa. Si hablabas con él, en cinco minutos sentías que era un amigo de hace 50 años. Me pongo emocional hablando de él. Era divertido, animado y yo solía mirarlo de chico cuando contaba una historia y pensaba: ‘Eso es lo que quiero ser'», finalizó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados