Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

«¡Lo que usted está diciendo es una barbaridad!» ¡Mónica Gutiérrez y Ricardo Canaletti a los gritos!

La conductora y su panelista no se guardaron nada.

Trabajar en televisión implica soportar una gran cantidad de presión porque, el minuto a minuto del rating, hace que los conductores deban tener, sobre sus hombros, una inmensa responsabilidad que no siempre es fácil de cargar; de hecho, Jorge Lanata confesó que él, mientras está al frente de sus ciclos, no quiere saber nada sobre el tema, y lo mismo hace Marcelo Tinelli.

Sin embargo, la tensión por los rumores de que pronto levantarían su nuevo magazine por los bajos números conseguidos sería el motivo que impulsó a Mónica Gutiérrez y su panelista Ricardo Canaletti a protagonizar una fuerte discusión a gritos, en vivo, con Mónica Chirivin, una abogada que defendió a los rugbiers imputados por el asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

Mientras debatían en el magazine sobre las novedades del caso, y los nuevos videos que muestran los momentos previos a la golpiza que terminó con la vida del joven, la especialista culpó a la música y al «pogo» (baile que se realiza en la pista, donde unas personas se arrojan contra otras al son del ritmo) que se generó dentro de Le Brique por la violenta situación que se desencadenó después.

«Es donde empieza el problema», recalcó la abogada y eso provocó una fuerte intervención de Canaletti, quien no dudó en alzar la voz: «¡Ah, prohibamos la música, es motivo de criminalidad! ¡Lo que usted está diciendo es una barbaridad!». Gutiérrez apoyó al periodista: «La doctora tendría que ir a defender a estos muchachos». La letrada no se quedó callada y también gritando respondió: «¡Con mucho gusto lo haría! ¡Defiendo el derecho y que estos chicos tengan la pena justa!».

Llegado ese momento, y ya con todos muy enojados, se habló del insulto racial («negro de m») que habrían lanzado los rugbiers contra Fernando. Chirivin intentó dar su postura sobre el tema: «Es algo que le dicen a todos los chicos en el boliche. Lo dicen cuando están locos, emborrachados y drogados. No aceptemos eso». Rápidamente, y cada vez más enojada, Mónica la interrumpió: «¡Si son rubios o morochos los asesinos, no es nuestro tema! ¡Acá hay diez chicos todos muy rubios, muy lindos pero hay otro chico muerto!». La abogada le retrucó diciendo: «Y diez familias destruidas». Una obvia referencia a los rugbiers.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados