Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

MUNDO

Antártida mata coronavirus: abrazos en el continente blanco

La visión de una médica italiana que dejó su país para servir en el continente blanco

Loredana Faraldi es anestesióloga y resucitadora del Hospital Niguarda de Milán, Italia. Ella asegura que en su país es «útil», pero en la Antártida podría serlo aún más. Por ello, ahora trabaja junto a un grupo de compatriotas en la base italo-francesa Concordia, en pleno continente blanco, ahí donde el virus tiene casi imposibilitado poder entrar.

Hasta la fecha, dicho continente es el único libre de la pandemia, territorio donde es fundamental la presencia de médicos en medio de una vida que se la transita a 90 grados bajo cero. La profesional italiana aseguró que «tenía muchas ganas de estar aquí, pero ahora recibo mensajes de mis colegas todos los días y veo su sacrificio, difícil de entender para quien no conoce de cerca esa realidad».

En la Antártida el médico que está en una base debe hacer todo a la vez. «En invierno los aviones no salen, sin importar lo que suceda a nivel salud en una base. Acá hay que hacer de ortopedista, de dentista, de médico general y psicólogo», explicó. Por ello, recordó la importancia de que el COVID-19 no llegue a este destino porque sus consecuencias serían muy graves.

En declaraciones a la agencia ANSA, recuerda que sus pares italianos siempre le comentan que se fue a la Antártida, el único sitio donde no existe el coronavirus. «Muchos médicos italianos prefieren irse a dormir a un hotel que a volver a sus casas y contagiar a sus familias, por eso no se sienten seguros», relata la anestesióloga.

Faraldi está en la base antártica junto a otros doce profesionales de la salud como parte del Programa de Investigación en el territorio helado. Lo mismo aplica para el resto de las bases en países con presencia allí. Pero finalmente concluye a modo de contraposición ante el daño ocasionado por el COVID-19: a diferencia del resto del planeta, aquí, «en la Antártida, todavía podemos abrazarnos».
   


   

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados