Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

Litigar no siempre fue fácil

!-- nota movil abajo titulo reponsive -->

La historia de María Angélica Barreda, la primer abogada argentina.

María Angélica Barreda fue la primera abogada de Argentina y para poder matricularse debió librar una larga batalla judicial. Su caso llegó a la Suprema Corte bonaerense donde, con voto dividido, le otorgó el permiso para poder litigar y ejercer su profesión, acorde con lo precisado en Diario Judicial.

Barreda nació en La Plata en 15 de mayo de 1887 y se graduó, con honores, como abogada de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata en 1909. Si bien pudo matricularse sin problemas en Capital Federal, su pedido fue denegado en la provincia de Buenos Aires, motivo por el cuál decidió elevar el reclamo ante el Máximo Tribunal.

Finalmente, la Corte, con solo un voto en disidencia, falló a favor de la letrada y el 10 de junio de 1910 la convocó a prestar juramento en el mismo lugar donde 100 años antes lo habían hecho los miembros de la Primera Junta. De esta manera, Barreda se convirtió en la primera mujer abogada del país, según lo consignado en Diario Judicial.

Durante sus años de ejercicio participó de manera activa por la igualdad en la Asociación Universitarias Argentinas, fundada por Cecilia Grierson, la primera mujer médica de Argentina, y fue Jefa de Asuntos Legales de la Dirección de Escuelas de la Provincias.

Una de las personas que más se opuso a la matriculación de la joven letrada fue Manuel Escobar, Procurador de la provincia y miembro de la Corte. En su dictamen expresó: «Nuestra legislación no es feminista y está en pugna con las aspiraciones de la recurrente. (…) la inscripción de este diploma importa echar por tierra todos los principios legales consagrados por el Estado argentino y la organización actual de la familia, en la cual tiene asignada la mujer la función más noble y trascendental”.

La respuesta de Barreda fue contundente y en una carpeta con más de 18 fojas sostuvo que «el dictamen denegatorio de mi solicitud ha demostrado que aún subsisten espíritus prevenidos al surgimiento de la mujer, la que reclama con su trabajo y sus necesidades un puesto de acción en la sociedad que le permita la subsistencia honrada, sin dependencias absurdas dignas de una época para siempre pasada”.

 “Algunas personas piensan que conferir el diploma de abogado a la mujer no significa crear la mujer abogado sino la mujer hombre, absurdo ante el cual se detienen como ante un sacrilegio demoledor. Ese criterio corriente o más bien vulgar es el que seguramente ha inspirado aquella frase cómoda del Sr. Procurador de que se echaría por tierra toda nuestra legislación con este permiso», agregó la abogada.

Durante sus años de ejercicio participó de manera activa por la igualdad en la Asociación Universitarias Argentinas, fundada por Cecilia Grierson, la primera mujer médica de Argentina, y fue Jefa de Asuntos Legales de la Dirección de Escuelas de la Provincias.

Hoy, el Colegio de Abogados de La Plata, presidido por Hernan Colli, adelantó que en poco tiempo estará disponible el expediente de su matriculación para que pueda ser consultado por quien lo requiera.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados