Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

Diego Topa se emocionó hasta las lágrimas al revelar cómo es su nueva vida

El animador infantil fue padre de Mitai hace tres meses en Miami.

El 22 de enero emocionadísimo, Diego Topa contó a través de su cuenta de Instagram que se había convertido en padre. Junto a su pareja -de la cual no se tiene ningún dato- hicieron un tratamiento de subrogación de vientre en Miami y finalmente llegó a sus vidas una beba llamada Mitai, quien hoy está a punto de cumplir sus primeros tres meses de vida.

Pero pese a la felicidad que tiene de tener en sus vidas a su primera hija, se le mezcló la angustia de haber quedado varado en Estados Unidos. Es que la nena nació allá y aún no puede traerla al país. mucho menos ahora que está declarada la cuarentena obligatoria. «Extraño mucho mi casa pero no tenemos todavía los papeles de Mitai para volver al país. Estamos haciendo las cosas bien, encerrados, sin salir», explicó en Intrusos.

«Estoy feliz, dedicado 100 por 100 a ella. Estamos conectados con ella de una manera increíble, nos saca una sonrisa todo el tiempo. Estamos aprendiendo con esto de los cólicos y no dormir, pero muy felices. Es aprender constantemente a ser papás», agregó Topa demostrando que lo más importante es el bienestar de su hija.

Sin embargo contó una triste anécdota: todo lo que tardaron para lograr ser padres. «Fue un proceso muy largo porque no es que elegimos este método y lo pudimos hacer de inmediato, se pasan por muchas emociones, alegrías y tristezas. Es un método más para poder ser papás y Mitai nos encontró de esta manera. Empezamos los trámites y tardamos casi cuatro años en que pueda llegar a estar con nosotros», aseguró el animador.

«Salió la posibilidad de poder hacerlo acá en los Estados Unidos porque nos pareció lo más cercano y además acá tengo familia. Tuvimos la oportunidad de recibirla. Estar en ese momento no tiene explicación. Va a ser un momento que va a quedar para siempre en nuestros corazones», sumó Diego sobre el nacimiento de la pequeña.

Por último Topa cerró la conversación diciendo: «No podíamos creerlo. Solo se lo contamos a nuestra familia más chiquita hasta el sexto o séptimo mes, pero el amor se filtra. Estaba desesperado por contarlo, pero por una cuestión legal tampoco podía. Tardamos mucho para lograrlo así que verla entre nosotros fue muy fuerte».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados