Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Turismo

SOCIEDAD

El ‘descanso’ que el COVID-19 le dio a la naturaleza no será suficiente para frenar el deshielo de glaciares

El geólogo Lucas Ruiz detalló que la respuesta al cambio climático de estas masas de hielo «no es instantánea».

Durante esta pandemia de coronavirus, la naturaleza ha experimentado cambios positivos en varios aspectos. Esto se debe al aislamiento social que se produjo en gran parte del mundo. Entre las imágenes destacadas están: animales recorriendo ciudades despobladas, purificación del aire y del agua. Pero este efecto en lo glaciares no se verá rápidamente, porque su “respuesta ante el cambio climático no es instantánea”, detalló un especialista.

Casi la mitad de la población mundial se encuentra confinada de manera voluntaria u obligatoria y esa decisión ha generado una reducción consecuente del nivel de contaminación y movimiento en las calles. Esto hizo que se pudiera registrar a animales de distintas especies en entornos urbanos y que algunos cursos de agua se aclararan. Los cambios se hacen cada día más evidentes.

Sin embargo, los glaciares, definidos por los expertos como “uno de los mejores indicadores del cambio climático para la ciencia”, no van a sumarse a esta ola de mejoras ambientales, tan festejadas por los defensores de la naturaleza, debido a que su tendencia de retrocesos no varía tan solo en un mes. «Los glaciares responden a los cambios climáticos ajustando su morfología, pero este ajuste no es instantáneo. Dependiendo del tamaño y velocidad del glaciar y de la magnitud del cambio climático, los glaciares pueden tardar desde algunas décadas hasta cientos de años”, le explicó el geólogo Lucas Ruiz a la agencia Noticias Argentinas.

En este sentido, el investigador adjunto del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) recordó un estudio de especialistas alemanes y austríacos publicado en 2018: «Si se dejara de emitir dióxido de carbono ya y solo quedara el consolidado, los glaciares van a seguir perdiendo masa: se calcula que un 25 por ciento del volumen global (al 2015) de glaciares se derretiría a finales del Siglo XXI».

Argentina es un territorio rico en glaciares. Incluyendo las islas del Atlántico Sur, se relevaron 16.968 cuerpos de hielo ubicados, en su mayoría, a lo largo de la Cordillera de los Andes, dentro de las jurisdicciones de las 12 provincias que comparten el cordón montañoso, de acuerdo a los datos del Inventario Nacional de Glaciares publicado en 2018. En total, los cuerpos de hielo suman 8.484 kilómetros cuadrados y aportan agua en 36 de las 96 cuencas hídricas del país, en donde viven más de 7 millones de personas.

Ruiz, en este punto, destacó que los glaciares también cumplen un rol vital en el sistema productivo de muchas actividades: «Son vitales para muchas economías regionales que depende del agua de la Cordillera para el riego. No podemos darnos el lujo de desconocer a los glaciares». Por último, remarcó que “la respuesta global ante la pandemia de coronavirus es un muy buen ejemplo de que se puede enfrentar un problema en conjunto». Para cerrar, reclamó que se tome con la misma coordinación el cambio climático.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados