Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

BOCA JUNIORS

La insólita anécdota de Pablo Álvarez en el Monumental

El defensor, clave en los penales del 2004, dio detalles sobre aquella noche en el estadio de Núñez.

Pablo Álvarez tiene una extensa trayectoria futbolística. Comenzó en las inferiores de Boca, donde jugó durante tres años y disputó 30 encuentros. También pasó por clubes como Estudiantes de La Plata, Rosario Central, Catania, Zaragoza, Racing y Huracán, entre otros. Pero más allá de todo, el defensor de 36 años quedó marcado por el duelo ante River en las semifinales de la Copa Libertadores 2004. Tras ganar con gol de Schiavi en la Bombonera, el equipo de Bianchi cayó por 2-1 en Núñez y debió definir el pase a la final por penales.

En diálogo con TNT Sports, el lateral que se desempeñó hasta hace unos meses en Arsenal de Sarandí, recordó cómo vivió aquella noche y la previa al penal que quedaría grabado para siempre en su trayectoria: «Arranqué solo e iba convencido de lo que quería hacer. Después del gol hubo mucho silencio, antes muchos silbidos. Es una anécdota muy linda y es algo que me marcó en mi carrera«. Y agregó entre risas: «A ese penal no lo quiero ver más porque si lo veo de vuelta pega en el palo».

Más allá del gol convertido, el defensor que sólo tenía 20 años contó una insólita situación que vivió en el estadio Monumental durante aquella serie: «Desde la tribuna me tiraban un montón de monedas y yo quería ir a buscarlas porque al día siguiente me tenía que tomar el colectivo, no tenía conciencia». Y sentenció en relación a la decisión durante los tiros desde los 12 pasos: «Carlos me dijo de patear el penal y, entre un caradurísmo terrible y un cagazo total, le dije que sí con la cabeza».

La anécdota con Bianchi

Al mismo tiempo habló de cómo eran los entrenamientos de aquel equipo. El «Virrey» los hacía practicar penales y a algunos jugadores de mucha jerarquía, como Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tevez, les gustaba quedarse pateando. «¿Cómo me iba a quedar pateando penales en los entrenamientos con los monstruos que había?», expresó entre risas durante la entrevista. Por más irónico que parezca, aquella vez en Núñez, su penal ante el clásico rival fue histórico y esencial para ganar.

En la extensa charla, Álvarez contó nuevamente cómo fue su reencuentro con Carlos Bianchi luego de muchos años sin verse: «Hace poco tiempo tuve la posibilidad de juntarme con él y recordar momentos lindos que tuvimos en Boca». Y cerró: «Le pregunté lo que me preguntan todos: ‘Carlos, ¿por qué me mandó a mí a patear ese penal?’. Él me dijo: ‘Simple, primero porque estabas en el plantel y confiaba en vos. Además, me estabas mirando a los ojos, eras uno de los pocos’. El fútbol no es tan complicado».

Recordá la serie:

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados