Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

Luli Fernández sorprendió a todos al contar una intimidad sobre su boda: «¡Fue un drama!»

La periodista está casada con Cristian Cúneo Libarona hace aproximadamente cinco años.

En la jornada de ayer, la cuarta temporada de “PH Podemos hablar“, conducido por Andy Kusnetzoff, tuvo un nuevo programa al aire. La cena contó con invitados de lujo: Carmen Barbieri, Luis Novaresio, Flavio Mendoza Luli Fernández. En uno de los momentos de la velada, la última de las personalidades mencionadas recordó uno episodio que tuvo que ver con su esposo, Cristian Cúneo Libarona.

«Con mi marido tuvimos una situación. Yo estoy hace nueve años con él y hace cinco que estamos casados. La relación comenzó por Jorge Rial, ja. Cuando lo vi dije: ‘¡Qué bombón!’. Después de conocernos, nos empezamos a mandar mails y nos enganchamos. Cuando el señor me propone casamiento, después de tres años de estar juntos, y al mes se me arrepiente. Literal. Hoy lo cuento dicharachera, pero fue un drama. Yo venía de cubrir el mundial de Brasil y, cuando llegué, nos fuimos de viaje. Súper romántico todo. Vamos a una comida y, cuando abro el menú, decía: ‘¿Te querés casar conmigo?’ Era un cuento de princesas», empezó contando la comunicadora.

Sin embargo, cuando la expanelista de «Fantino a la tarde» había ultimado los detalles, Cristian tomó una decisión inesperada. «Al mes, cuando yo ya había preparado el vestido y todo, llego a mi casa y lo veo como tildado. Modo avión. ‘¿Qué te pasa?’, le digo. Él callado. Entonces lo miro y le digo: ‘¿No me digas que te arrepentiste?’ Yo estaba monotema con el casamiento. Y él empieza: ‘No, en realidad, porque yo…», lamentó.

Consultada acerca de los motivos que atribuía su pareja en ese entonces, Fernández reveló: «Cristian tenía algunas inquietudes y dudas con respecto a volver a casarse. ¡Y se arrepintió! Yo le dije: ‘Esto, como tantas otras cosas, lo transitaremos juntos. Y, si es no, es no y evaluaremos por qué y chau’. Pero no me agarró un ataque, lo acompañé en esa sensación que él tenía. Y, a medida que fueron pasando los días, se le pasó. Pero fue un mes en el que lloré por amor, sin dudas, todos los días. Fue muy difícil. Aparte dijimos: ‘¿Qué hacemos? ¿Se lo contamos a la familia o no?’ Porque todos se estaban preparando para el casamiento. Y decidimos no contar nada hasta ver qué nos pasaba. Pero pasaban los días y no me venía con una resolución de ‘se me pasó’. Yo le dije: ‘Intensificá la terapia, andá dos o tres veces al consultorio’. Yo te banco, pero resolveme la situación».

No obstante, la historia de Luli tuvo un final feliz. «Todo se arreglo después. Se fue de viaje con su hija María, que cumplía quince años en ese momento. Y cuando se estaba por ir le dije: ‘Mirá, está todo bien. Te banqué. Volvés y me resolvés. O traés la cabeza esclarecida o si no me voy’. Volvió con un anillo y me pidió casamiento de nuevo. Yo le dije: ‘No hay ningún problema, genial, vamos para adelante. Pero nos casamos ya. Vas al Registro Civil’. Porque me dije: ‘A este le vuelve a agarrar’. Así que fue, le dieron turno para dentro de treinta días y, a los treinta días, me casé. La fiesta la hice como cinco meses después…», concluyó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados