Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Dante Ortega
Dante Ortega.

ESPECTÁCULO

«No es un momento fácil»: Dante Ortega, el hijo de Guillermina Valdés, fue muy sincero

El joven cantante sorprendió a sus seguidores.

Desde hace algún tiempo se encuentra incursionando en el mundo de la música. Dante, el hijo de Guillermina Valdés y Sebastián Ortega, deja a todos con la boca abierta en sus redes sociales con su talento indiscutible. Ahora, en las historias de su cuenta de Instagram respondió algunas preguntas de sus seguidores, que quisieron saber cómo está pasando la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

«Tengo días mejores y otros más tranquis… No es un momento fácil para nadie. Pero soy un afortunado de poder tener un techo, un plato para comer, y mucho más», aseguró el joven. «Si no es lo material lo que nos preocupa hoy, es lo emocional. Buen momento para conectarnos con nosotros y ver en qué lugar estamos parados», aseguró convencido el músico en sus redes.

Además, consultado sobre un posible dueto con su abuelo, el reconocido Palito Ortega, Dante no dudó en responder. «¡Obvio! ¡Me encantaría! Aunque tengamos gustos diferentes. Nunca está mal fusionar», sostuvo. «Creo que la música es una profesión y todo nuevo instrumento lleva su tiempo de aprender. Yo arranqué a los 15 y hasta que no me sentaba horas a tocar sin parar, no notaba progreso. Igual quiero seguir mejorando», contó sobre su incursión en la música.

Muy directo

Días atrás, también en su Instagram, habló sobre las etiquetas de género y su niñez. «Yo de pendejo soy muy suelto. Me encantaba pegar figuritas de High School Musical, cantar las canciones de Troy (Bolton) y Sharpey (Evans), fanático, la pasaba bomba. Pero cuando iba al colegio, era un infierno, porque las dos cosas que tenía para hacer eran fútbol o jugar con robots», manifestó el hijo de Guillermina Valdés.

«Las dos cosas que tenía para hacer en el colegio era jugar al fútbol o jugar con los juguetitos típicos de hombre, los Transformers, todo para tirar tiros, un embole. Yo no quería hacer ninguna de las dos y me iba con las pibas y la pasaba bomba. Yo decía, ¿cómo se divierten estos flacos? Mi hermana siempre odió las Barbies, y mi abuela la llevaba obligada a la casa. A mi me encantaban, pero nunca me llevaban. Yo iba con mi primo a los autitos y no quería estar ahí, quería estar en la casa de Barbie», contó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados