Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

«Yo no me olvido más la mirada del tipo», Luli Fernández contó el trauma que le quedó tras el robo en su casa

La modelo dio detalles además de las reacciones inesperadas que está teniendo su pequeño hijo,

Luli Fernández sigue aún conmocionada por el violento robo que padeció hace algunos días en plena cuarentena por la pandemia de coronavirus. Y es que dos ladrones entraron armados a su domicilio e incluso amenazaron con llevarse a su pequeño hijo Indalecio, quien apenas tiene 13 meses. En ese sentido, la modelo dio más detalles al respecto en «Los Ángeles de la Mañana» y hasta reveló el trauma que le generó a toda la familia atravesar ese difícil momento.

«La persona que está detenida es la que manejaba el auto, pero las dos personas que entraron a mi casa y nos amenazaron con secuestrar a Indalecio están prófugas», detalló la conductora visiblemente angustiada. «El tema es que estas dos personas, que son hermanos, fueron a buscarlos a la casa, los aprehendieron y después los liberaron, antes del reconocimiento», precisó por su parte, el periodista Martín Candalaft.

«Estas personas que entraron a robar en mi casa habían entrado a robar en una casa de Pilar. Pero en el momento en que los atraparon, incluso encontraron cosas que nos habían robado, de menor valor, como un bolso de maquillajes», relató Luli. Además, en cuanto a la reacción posterior de Indalecio, la modelo comentó: «Lo vi entrar a Christian (Cúneo Libarona) con un tipo con barbijo por detrás… Ahí vi el arma. Mi marido me dijo que me pusiera boca abajo en el piso».

«Yo estaba cambiando a Indalecio, lo tenía con los pantaloncitos bajos y me puso con él en el suelo, yo recostada sobre él. Lo increíble fue que en todo el tiempo que duró el robo, no emitió sonido. Se quedó quietito… Sólo se quejó un poco cuando me dicen que si no les doy las joyas se lo iban a llevar. Ahí Christian agarra al nene y dice: ‘No se llevan nada’… les juro que pensé que nos mataban», continuó en su duro testimonio.

«Yo no me olvido más la mirada del tipo… Es muy dura. En tres oportunidades me dijo que se iba a llevar al nene. Yo pensaba que él no se iba a dar cuenta de nada, pero con sus 13 meses, sintió todo. Hay días en los que no puede dormir bien. Yo incluso hablé con especialistas para ver cómo hablar del tema con él. Un día, mientras estaba jugando, le dije que los señores malos no iban a volver y él me miró y salió corriendo, como que no quería escuchar«, concluyó Luli sobre los sentimientos de su bebé.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados