Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

BOCA JUNIORS

Bermúdez contó cuál fue el secreto del éxito del Boca de Bianchi

El colombiano revivió su época como futbolista.

Entre 1998 y 2004, Carlos Bianchi marcó una era en Boca. El «Virrey» dirigió a un plantel histórico que logró llegar a cuatro finales de Copa Libertadores y ganar tres. Y luego fue campeón del mundo en dos ocasiones, además de algunos títulos locales. Hubo muchísimos factores fundamentales para que el Xeneize logre imponerse mundialmente a lo largo de esos años. Para Jorge Bermúdez hubo un secreto que posibilitó el éxito de ese grupo.

En una entrevista concedida a «Cadena Xeneize», el «Patrón» reveló que para él todo se sostiene en el trabajo del preparador físico Julio Santella. «Los jugadores de Boca pasamos a ser parte de élite mundial por su trabajo. El profesor Santella, con su disciplina, fue el que nos hacía reventar por la camiseta. Era un preparador físico distinto a todos. Entrenarse con él era más difícil que jugar un partido. Y no exagero», dijo.

«De la forma que te exigía, llegabas convencido de que el domingo ibas a dar un paseo. Yo pasé de un jugador normal a ser un jugador de élite físicamente por él», prosiguió el colombiano. «El gran secreto de la exigencia que tenía ese equipo para cumplir lo que nos decía Bianchi lo tenía el profe, su manera de trabajar. Era un preparador físico de avanzada, manejaba conceptos que nadie tenía, con sus herramientas físicas nos hacía destrozar al rival«, sostuvo.

Elogios para Bianchi

«Ese equipo marcó bastantes goles en los primeros 15 minutos, pero la mayoría en los 15 finales. Esa estadística quiere decir que éramos demoledores todo el partido», sentenció Bermúdez sobre Santella. Además, por supuesto, elogió a Carlos Bianchi. «Fue el mejor líder de grupo que conocí: muy respetuoso, daba el ejemplo con sus acciones. Lo más destacable era el ser humano, el respeto que se ganó de un plantel que no era fácil de llevar», afirmó.

«Era un padre, un amigo, un hermano mayor. Supo cultivar la sed de gloria», cerró Jorge sobre la figura del «Virrey» para ese plantel que marcó una época. Para finalizar, habló de sus goles con la camiseta azul y oro: «Los elijo a todos. No me quedaría con ninguno. Todos fueron importantes, todos sirvieron para dejar la piel por esta camiseta». El más importante suyo fue la definición de la tanda de penales frente a Palmeiras en la Copa Libertadores 2000.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados