Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

DEPORTES

Brian Sarmiento y un dolor que todavía no puede curar

El volante hizo una increíble confesión sobre un hecho que marcó su carrera.

En su momento Brian Sarmiento pintaba para ser uno de los grandes jugadores del fútbol argentino. Sin embargo, por diferentes circunstancias de la vida su nivel fue decayendo. Hubo un tiempo que empezó a a dedicarse más a ser una figura en los medios que a su carrera como deportista. Finalmente hace poco hizo un click y comenzó a encausar su camino, jugando en All Boys, club que hoy milita en la Primera Nacional.

Este sábado actuó como invitado en el programa PH conducido por Andy Kusnetzoff y recordó uno de los momentos más duros de su carrera. «Renunciar a la Selección Argentina, para mí ese dolor fue increíble y nunca se me pudo curar«, comentó, revelando un paso que tuvo por el combinado nacional. Fue en el año 2007, cuando comenzó a ser citado para la categoría Sub17. En ese momento Sarmiento estaba en Estudiantes de La plata en las divisiones inferiores.

En su momento llegó una oferta del Racing de Santander, y desde el la dirección técnico de la Selección le informaron que si se marchaba a España no volvería a ser citado. «Yo estaba en la Sub 17 y jugábamos el Sudamericano en Bolivia, si no firmaba el contrato no me dejaban jugar, y Estudiantes me ofrecía 600 pesos por mes, mi representante y mi papá me decían que era una locura», afirmó Brian, que se encontraba entre la espada y la pared.

Finalmente tomó una decisión. «Estuve muchos años enojado con mi papá, que es mi ídolo y lo amo. Yo no quería ir, pero sabía que era una forma de aliviarle la vida a mi familia. Sentí la presión para irme, después de muchos años lo hablé y me explicó lo que él sentía. Él laburaba de albañil, yo vivía en la pensión de Estudiantes y no tenía un mango cortado al medio», relató. Fue así que terminó recalando en el conjunto Español, donde no completó una carrera destacada.

«Me lo explicó a su manera, yo crecí bastante y le termino dando un poco de razón, era una buena opción aunque no me hizo muy feliz. Ese era mi enojo con mi papá. Después uno sabe que quiso lo mejor y lo amo con toda mi alma», completó Brian, que más allá de todo, considera que se le escapó una de sus grandes chances como profesional. Hoy en día ya no pelea por un contrato importante, sino por volver a sentirse feliz dentro de una cancha de fútbol.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados