Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

CONICET: hallan una nueva especie de dinosaurio en la Patagonia que esclarece el origen de las aves

Los paleontólogos trabajan en esclarecer las relaciones de parentesco entre raptores y aves.

Desde el CONICET informaron sobre el hallazgo de una nueva especie de dinosaurio raptor en la Patagonia. El mismo argentina arroja claves para esclarecer el origen evolutivo de las aves. Se sabe que las aves antiguas y actuales pertenecen al clado de los dinosaurios paravianos. Por esto, los paleontólogos aún trabajan en esclarecer las relaciones de parentesco entre ambos grupos, raptores y aves.

Según el sitio web oficial del CONICET, el reciente hallazgo y descripción de un nuevo dinosaurio paraviano en la Patagonia aporta claves para entender la transición evolutiva entre dinosaurios raptores y las aves. La nueva especie, bautizada como Overoraptor chimentoi, fue encontrada en una formación rocosa del Cretácico Superior de unos 90 millones de años, conocida como Huincul.

Los primeros restos del Overoraptor, entre los que se encontraba una pequeña garra afilada del pie, fueron extraídos en 2013. Fue durante una breve expedición dirigida por los investigadores del CONICET, Fernando Novas y Marcelo Isasi. «El estudio de estos nuevos restos nos permitió distinguir a Overoraptor de la mayoría de las especies de raptores descubiertas hasta ahora». Así lo explica Matías Motta, primer autor del trabajo.

El estudio anatómico del animal indicó que se trataba de una especie paqueña. Tenía aproximadamente un metro y medio, con brazos y patas muy alargados y gráciles adaptados para la carrera. Al igual que los unenlágidos era un veloz corredor. Y portaba una gran garra curvada y filosa en el segundo dedo de sus dos patas. Esta característica no está presente en las aves. Sus pies, más avanzados en términos evolutivos, les permiten agarrarse a las ramas de los árboles mediante un sistema de percheo.

Así, los investigadores consideran que es muy posible que los brazos del Overoraptor tuvieran la posibilidad de realizar movimientos complejos. Y al igual que sucede con las alas de las aves, se plegaran al lado del cuerpo de manera automática. «Nuestra hipótesis es que la capacidad de plegar automáticamente las alas debe haber tenido una función distinta a la que cumple en las aves voladoras. Dado que se trata de un animal corredor», señalaron.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados