Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

ESPECTÁCULO

«Estuve tres años sin hablar con mi papá»: Noelia Marzol fue sincerísima

La escultural rubia contó detalles muy fuertes de su vida.

Es común que se conozca muy bien la vida de determinados conductores (Jorge Lanata, Eduardo Feinmann, Vero Lozano, Pampita, Susana Giménez), sin embargo, poco y nada se sabe sobre la vida de otras celebridades, ese es el caso de Noelia Marzol la diosa surgida en Telefe junto a Marley y consagrada por el Bailandoi, que, entrevistada por Nicolás Magaldi para su programa Avanti, dio detalles desconocidos sobre su vida.

Bella y muy inteligente

«Era excelente alumna, egresé de un colegio alemán, el Schiller Schule, con medalla de honor. Hablo alemán, me fui a vivir tres meses a Colonia, Alemania. Y si bien aprendí alemán desde los cuatro años e inglés desde los siete, hablo mucho mejor inglés, pero porque el alemán no se ve ni en textos, canciones ni películas. Es muy difícil de escucharlo, en cambio con el inglés hay de todo”, comenzó diciendo la escultural rubia, pegándole así un palito a todos los que no conocían su cultura.

¡Tres años!

Entonces la joven reveló el gran honor que rechazó al terminar sus estudios secundarios. “Estuve como tres años sin hablar con mi papá porque pretendía que siguiera otra carrera, que no sea la artística. Eso fue apenas egresé. Encima, ese año había sacado uno de los mejores promedios de Buenos Aires, por eso me llamaron de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y me entregaron una beca para estudiar y trabajar ahí”, reconoció la bailarina, actriz y modelo pero no se quedó solo con eso.

“Cuando fui a recibir el premio estaba muy contenta porque había sido un esfuerzo muy grande, pero doné mi beca a otra persona porque no la iba a usar porque iba a ser artista. Ese día casi le agarra un ataque al corazón a mi papá. Él no temía por mi economía, sino que para él el espectáculo era un mundo turbio”, remarcó, para luego señalar otro hecho que muy poca gente conoce: fue parte de la Selección Argentina de Gimnasia y entrenó en el CENARD, el centro para deportistas de alto nivel.

“Me inscribí en el Universidad Nacional de Arte, donde el ingreso es muy difícil y pude entrar, porque mi papá me había obligado a hacer una carrera universitaria. Hoy por hoy es una de las cosas que más le agradezco porque me parece fantástico tener una buena base artística”, reconoció la joven que parece haber hecho las pases con su progenitor luego de los cortocircuitos del pasado.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados