Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

«Pareció una provocación»: comerciantes barriales echaron a inspectores municipales tras un control por la cuarentena

Los controles serán más estrictos en los próximos días para la zona del AMBA.

El foco de la pandemia está en Ciudad y Provincia de Buenos Aires. El presidente Alberto Fernández junto al gobernador Axel Kicillof y al Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta anunciarán pronto la extensión de la cuarentena y también mayores restricciones. Comerciantes del barrio Wilde, de la localidad de Avellaneda manifestaron su situación y denunciaron que las autoridades instan a que mantengan sus puertas cerradas.

El intendente del partido de Avellaneda, Jorge Ferraresi, el fin de semana pasado mandó inspectores municipales a controlar que los comerciantes de la zona para no tengan sus locales abiertos. Silvio, un comerciante de la zona, contó en el programa Lanata Sin Filtro que los vecinos echaron a los inspectores que querían controlar locales no esenciales. “Pareció una provocación de la municipalidad a enviar inspectores a cerrar, que en realidad no estábamos abiertos”, explicó el vendedor de Avellaneda.

“Hace tres meses que estamos cerrados. Muchísimos locales cierran mes a mes”, contó Silvio y además detalló que “muchos vecinos y clientes se aliaron a decirles que se vayan, que nos dejen trabajar”. Respecto a la actitud de los municipales, el vecino aclaró: “La reacción fue tranquila, porque no vinieron a clausurar, nos vinieron a pedir que cerremos”. La situación generalizada genera angustia a los vecinos de Buenos Aires, que hoy sufren las consecuencias económicas de la pandemia.

Silvio contó cómo hacen para trabajar actualmente a pesar del control estricto de las autoridades, que posiblemente aumente en los próximos días: “Se abre a la mitad, a la mañana un rato, se vende por whatsapp que no es nada”. Al respecto, Lanata consultó por el porcentaje estimado de venta en su comercio: “Se vende un 5%, es un chiste.“ El vecino explicó que la calle comercial de la zona no provoca aglomeraciones de gente, y reclama a las autoridades la implementación de medidas: “Este es un lugar ideal como para que intenten hacer algo, nos dejen trabajar con protocolo”.

Los vecinos enfatizan en la imposibilidad de seguir sosteniendo la estructura de los comercios, por eso reclaman la implementación de protocolos para poder seguir trabajando. “Hay locales que ya son historia, ya cerraron. En mi cuadra debe haber cuatro o cinco. Lo que siguen llegando siempre son los impuestos de la municipalidad”, contó el comerciante. Además, aclaró que respetan la situación sanitaria en la que vive la zona del AMBA: “Nosotros no nos queremos enfermar, queremos cuidar a nuestros clientes que son amigos”.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados