Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

SOCIEDAD

Habló Jorge Ríos, el jubilado que baleó a un ladrón en Quilmes: “No tenía intenciones de matar”

El hombre explicó el hecho y cómo se siente ahora.

Esta tarde, Jorge Ríos, el jubilado que mató a uno de los ladrones que ingresaron en su domicilio dio una entrevista televisiva en la que explicó cómo fue la secuencia del robo y asesinato. Señaló que todavía sigue con altibajos y muy dolorido. Agradeció a sus abogados y al personal policial de la comisaria por el trato, pero por sobre todo, resaltó la lucha de sus hijos: “Son de fierro. Son incondicionales”.

El jubilado de 71 años, habló con Eduardo Feinmann por A24. En su conversación señaló que le duele que le sigan asesino: “Me duele, porque yo sé que no tenía intenciones de matar, me defendí ante una situación brava, ante una situación que no se la deseo a nadie”. Además subrayó que no tiene muchos recuerdos, “se me nubló todo, no pensé nada. Tengo todo muy confuso”, repitió Ríos.

«Mis hijos se han puesto esto al hombro junto a los abogados y ese es mi pesar porque creo que los metí en un brete por una situación que yo no busqué. Yo estaba tranquilo en mi casa y me encuentro con este panorama. Sé que se han movilizado en todos lados porque ¿quién no fue asaltado? A mí me torturaron», sostuvo Ríos. Quien agregó que sus hijos “son de fierro. Son incondicionales. Se pusieron todo al hombro y salieron a pechear el mundo”.

El jubilado dio detalles del día del robo: «Me habían querido entrar dos veces, entonces no tenía voluntad para acostarme esa noche. Puse una reposera y prendí el televisor. Puse el cerrojo y no la llave, porque me olvidé. Abrieron la puerta de una patada, y en unos segundos lo tenía encima mío al tipo. Ahí yo salto y digo ‘lo voy a amedrentar’ y le dije ‘tirate al piso que no te quiero tirar’ y veo que tiene en la mano algo, que pensé que era un cuchillo».

Y agregó: «Yo estaba luchando con este muchacho y vi que tenía algo que brillaba, que no era un cuchillo pero era largo. No se lo deseo esto a nadie, yo pensé que me la clavaba. Empezamos a forcejear me tiró al medio del cantero y me arrastró. Me levanté y me dio un manotazo que me hizo caer otra vez, después salto un tapial y fue a la casa de mi comadre y ahí me volví loco porque pensé que la iban a agarrar», continuó el herrero.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados