Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

DEPORTES

¡Fuerte revelación! “Hoy no hubiese podido ser profesional”

Un exjugador de la Selección Argentina reveló detalles de su vida como profesional.

Mauricio Pineda tuvo una carrera atípica. Luego de su irrupción en Huracán, tuvo un ascenso exponencial que lo llevó a Boca y al fútbol europeo en tan solo un año. En medio de esta situación, se convirtió en jugador de Selección y disputó tanto los Juegos Olímpicos de Atlanta como el Mundial de Francia en 1998. Posteriormente su carrera solo se extendió por seis años y se retiró con 29 años.

Con esta atípica carrera, Mauricio Pineda confesó que cometía algunos excesos fuera de la cancha. “Hoy yo no hubiera podido ser un futbolista profesional. Mirá, hasta los 18 años no había tomado una gota del alcohol. Pero después empecé a salir y le agarré el gustito. Y lógico que lo disfrutaba. No me arrepiento de nada”, aseguró el futbolista que anotó su único gol en la Selección en el Mundial de Francia.

“En Italia estaba soltero e hice la vida que quise. Podía salir, ir a bailar, tanto en Udinese como en Napoli y Cagliari. Ciudades con sólo un equipo. Entonces éramos muy conocidos”, añadió. “De 20 jugadores del plantel tal vez había 10 casados y 10 solteros. De esos, éramos cuatro o cinco los que salíamos. Era muy disfrutable y me di mis gustos. Son elecciones de vida, aunque obvio que te pasa factura en lo físico. Yo no era Riquelme, sabía de mis limitaciones y las escondía lo mejor posible. Mi estado físico era clave”, sentenció.

Por último, en diálogo con la Nación explicó porque se retiró antes de cumplir los 30 años. “Tuve algunos problemas físicos y en mi etapa final en Colón ya no estaba bien. Traté de volver en el Globo, que estaba en la B, pero nunca lo cerramos. Iba a ir gratis, eh. Me dije: ‘Si no me quieren, aún estando en el ascenso, chau’”, afirmó.

“Todos mis sueños ya los había cumplido: Huracán, Boca, del que era hincha, viví en Italia seis años, había jugado en la selección, un Mundial, los Juegos Olímpicos”, añadió. “Justo se dio de comprar el campo y le puse punto final. Quise aprender en ese nuevo mundo que me apasionó. Y así fue: aprendí a querer a los animales, a levantarme a las 7 de la mañana y andar a caballo. No sufrí para nada la transición. Acá soy muy feliz”, cerró Mauricio Pineda.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados