Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Luli Fernández
Luli Fernández

ESPECTÁCULO

“¡Así que no te horrorices ni invoques a Dios!”: ¡Luli Fernández, criticada por esta decisión que tomó sobre su hijo!

La modelo se mostró realmente enfurecida.

En las últimas horas, la modelo y panelista Luli Fernández quedó en medio de un verdadero escándalo, luego de que decidiera contestar algunas preguntas en sus redes sociales, donde manifestó que con su hijo, Indalecio, decidió llevar adelante una crianza de desapego. En las historias de su Instagram, comunicó que dejó de amamantar a los ocho meses, dejando en claro que busca que se críe con libertad.

Sin embargo, esto no calló muy bien en muchos seguidores que salieron a liquidar a la expanelista de Incorrectas, el programa que condujo Moria Casán, y de Fantino a la Tarde. “¿El desapego es saludable? Oh, por Dios”, lanzó una usuaria. “A mi hijo lo veo regio. Feliz, confiado, independiente. No llora cuando me voy a trabajar. Me dice ‘chauuuuuu’ desde la puerta. Se queda chocho con quien se tenga que quedar. Duerme en su cuna desde los 7 meses toda la noche… Esa es la forma en la que a mí me gusta criarlo. ¡Así que no te horrorices ni invoques a Dios, que por acá andamos brutal y no jodemos a nadie!”, respondió enfurecida la modelo.

Mensaje de esperanza

Pero esto no fue todo, ya que también Luli Fernández decidió dejarle un mensaje muy bueno a una de sus seguidoras. “Tres años buscando a mi bebé y no logro quedar embarazada, hay días en donde ya bajo los brazos. ¿Cómo seguir?”, preguntó una cibernauta. “Me costó mucho quedar embarazada. Quienes conocen mi historia saben que perdí un embarazo en el medio del proceso y también fue súper doloroso”, comenzó diciendo la morocha.

“Pero durante el tiempo en el que buscamos a Inda, hice mil procesos, terapias, cursos… Realmente sentía que pese al dolor y ansiedad que me generaba todo, por algo me estaba pasando… Algo tenía que aprender. En un retiro, una persona que me ayudó mucho, me dijo si sabía lo que era una intención. El deseo, por ejemplo, surge de la comparación, quiero algo porque en algún punto alguien lo tiene y anhelo alcanzarlo (puede ser algo material o no)”, relató.

“Si con el paso del tiempo el deseo no se concreta, perdemos interés o lo cambiamos por otra cosa. La ‘intención’ es deseo + pasión. Es esa fuerza inexplicable. ‘¿Por qué querés ser mamá?’ ‘No sé, porque lo deseo con mi alma entera, con cada costado de mi cuerpo. Me surge desde adentro. Es algo poderoso, inexpplicable’, respondí. ‘Bueno, esa es una intención y hasta que no se concrete no se va a detener ese sentimiento’. Conectate con esa fuerza poderosa y pedile a Dios, al universo, a Buda, a la divinidad que creas. Pedí con fe. No dudo de que cuando estés lista, va a llegar”, aseguró.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados