Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
El Alto, Catamarca

VIDA & ESTILO

El Alto: el paraíso de Catamarca para la postpandemia

El refugio donde se olvidan todos los problemas

(Por Diego Nofal) Yanina Martínez, que está a cargo de la Secretaría de Promoción Turística de la Nación, participó del reporte diario que emite el Ministerio de Salud, nos dio una gran noticia. La funcionaria nacional, nacida en Catamarca, le dio luz verde a la temporada de turismo en verano, por lo cual estas columnas sobre turismo en las mágicas tierras catamarqueñas no han sido en vano. Creanmé, hoy vamos a hablar del lugar que van a necesitar para descansar este año, El Alto.

El 2020 fue uno de los peores años que nos tocó a los argentinos. Al menos en este siglo, una crisis sanitaria que derivó en una grave crisis económica, nos llevó a niveles insoportables de estrés. Apenas se abran los límites provinciales y el país vuelva a ser uno a través de sus rutas, vamos a necesitar relajarnos. Por eso hoy les traigo un destino poco común, pero que en este contexto es justo lo que usted necesita. Un lugar increíble para ir en familia, para una escapada romántica y hasta para pasar unos días solo. Este lugar es El Alto, más precisamente la villa que hace de cabecera a este departamento.

A la vera de la ruta provincial 42 se yergue el orgulloso poblado catamarqueño. Está a poco menos de 1000 metros sobre el nivel del mar, lo suficientemente alto para regalarnos noches frescas, pero no tan alto como para que nos falte el oxígeno. Un lugar ideal por donde lo miren. Tiene un paisaje envidiable, poco menos de 6000 pobladores, poca circulación de vehículos, el paraíso del relax. Pero, además, tiene muchas actividades para hacer, sobre todo para quienes les gusta conocer lugares nuevos y ponderan la calma y los buenos paisajes sobre cualquier otra cosa.

Primero, como es obvio un poco de historia, Antonio González del Pino, José Vera y Aragón y José San Martin de Lezama fueron los primeros españoles en afincarse en el lugar. Corría el siglo XVI y los pueblos originarios que habitaban la zona ya habían sido desplazados hacia las montañas. Allí los habitantes primigenios dejaron muestras de su paso talladas en las rocas.

Dicho esto, es imposible no mencionar dos lugares, muy cerca de El Alto, donde podrán apreciar las pinturas rupestres. Uno de ellos es Oyola, una población rural. Se accede hasta el lugar por la ruta provincial 103, se recomienda suma precaución, es un camino angosto y la señalización, eventualmente, es destruida por vándalos. En el sitio Oyola se destaca imponente el Cerro Oyola, antiguamente asentamiento indígena a juzgar por los dibujos rupestres, período Aguada (700 y 1300 d. C.) que aún se conservan en las grutas del lugar.  

Pero ese no es el único lugar para ver pinturas rupestres que hay en la zona. Si usted fue con ganas de descansar y relajar la cabeza, estas excursiones de exploración son una gran opción. Con el paisaje como testigo, podrá apreciar el arte precolombino.  Las pinturas de El Cajón, son pinturas rituales, con formas de hombres o animales. Todo el arte rupestre regado en la zona, está relacionado con las ceremonias que se realizaban luego de consumir semillas de cebil, un potente alucinógeno.

Pero, para mucha gente unos días de relax no están completos sin una jornada de pesca. El dique de Collagasta, está ubicado a menos de 10 kilómetros de la Villa, está construido sobre el río Guayamba, en la localidad de  Collagasta.  El espejo de agua es de aproximadamente 3 kilómetros cuadrados, apto para la práctica de pesca y deportes náuticos. Este  dique  es muy concurrido por los aficionados catamarqueños, tucumanos y santiagueños y ofrece en sus alrededores excelentes lugares para acampar y descansar de los ruidos citadinos. Los hospedajes en El Alto no son muchos, así que confirmada la temporada de verano, les recomiendo, hacer sus reservas. Buen viajes, mejor descanso.          

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados