Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Juan Bautista Alberdi

SOCIEDAD

En honor a un grande del pensamiento nacional, padre de la Constitución argentina: Dr. Juan Bautista Alberdi

Hoy hablaremos de Juan Bautista Alberdi, gran escritor y pensador argentino, nacido en la provincia de Tucumán un 29 de agosto de 1810.

(Por Ricardo Mena-Martínez Castro).- Es notable encontrar, en todas las estructuras políticas de las democracias de la tierra, tandas de mediocres que corren desaforadamente a ocupar los puestos que anteriormente fueron de hombres ilustres —como es el caso de Juan Bautista Alberdi— porque, en la función de gobierno, los atributos del mando brillan con mayor eficacia cuando más se escurre en la propia penumbra de quién los lleva. Hoy parece no haber desaparecido.

Juan Bautista Alberdi fue un gran escritor y pensador argentino, nacido en provincia de Tucumán un 29 de agosto de 1810. Sus padres fueron don Salvador Alberdi, vizcaíno naturalizado argentino en 1816 doña Josefa Aráoz, tucumana perteneciente a antiguas y principales familias de la ciudad.

Quedó huérfano de madre a la edad de diez años y de padre, al año siguiente, o sea, en 1817. Recibió educación elemental de su tío, el obispo Moisés Aráoz, pero para solventar sus estudios debió trabajar como empleado de comercio. Coadyuvaron al sostenimiento familiar sus hermanos Felipe y Tránsita. Poco después solicitaron una beca para estudiar en Buenos Aires. Vivió un tiempo en casa de Miguel Cané y otros amigos que le brindaron generosamente albergue y afecto de hogar. En 1816, cuando apenas habían comenzado las sesiones del Congreso de Tucumán, accede a la escuela primaria que había fundado Manuel Belgrano.

Cuando contaba con quince años viaja por vez primera a Buenos Aires, viaje que duraba en aquellos años aproximadamente dos meses y medio de no mediar ulteriores contratiempos. Ya en la ciudad, ingresó al Colegio de Ciencias Morales, donde sus condiscípulos se destacarían en los distintos caminos de la patria. Nombraremos a Esteban Echeverría, Miguel Cané, Vicente Fidel López, entre otros no menos destacados. La disciplina de Colegio no concordaba con su temperamento, por lo cual pidió a su hermano Felipe que lo sacara del mismo.

Estando ya fuera de las aulas, estudiaba a fondo a pensadores como Rousseau. Trabajaba en la tienda de José de Moldes, que había trabajado con su padre; componía música y daba conciertos de guitarra, flauta y piano deslumbrando con su talento. Su afición a la música le llevó a componer “El espíritu de la música, “Ensayo sobre un nuevo método para aprender a tocar el piano”.

Culminó sus estudios en Montevideo en el año 1840, cuando se recibió de doctor en jurisprudencia. Había estudiado Derecho en la Universidad de Buenos Aires; luego, en Córdoba, donde se recibió de Bachiller en Leyes. Luego de un breve paso por su ciudad natal, –Tucumán– se radicó en Buenos Aires, donde frecuentaba a sus amigos de la juventud, nucleados en el famoso Salón Literario de “Marcos Sastre y “La Asociación de Mayo”.

Fue Alberdi un prolífico polígrafo, pues, junto a otros amigos, se dedicó al periodismo; publicó en “La Moda o “Gacetín semanal de música, de poesía, de literatura y de costumbres”. Algunos de sus escritos están firmados con el seudónimo de “Figarillo”, en homenaje a Mariano José de Larra, gran romántico español- que escribía bajo el seudónimo de “Fígaro”. Debido a las persecuciones ejercidas por Rosas luego de 23 números, los miembros de estas asociaciones debieron exiliarse en el extranjero. Alberdi llevó entonces a Montevideo el texto de “Palabras simbólicas” de la Asociación de Mayo, conocido como “Dogma socialista”. En su punto décimo tercero, propugnaba la confluencia ideológica entre el unitarismo y el federalismo. Esto se llamó “Confraternidad de principios”.

En 1834, estando en Tucumán, escribió “Memoria descriptiva de Tucumán”. Al ser su hermano Felipe muy próximo al General y doctor Alejandro Heredia, consiguió por su intermedio una carta dirigida a Facundo Quiroga, quién recomendara al joven Bautista estudiar en los Estados Unidos de Norteamérica y ofreciera a pagar sus gastos, pero ya a punto de embarcarse, desistió de su emprendimiento. Al año siguiente Facundo sería asesinado en Barranca Yaco. Rosas asumía su segunda presidencia.

En 1837 publica uno de sus más importantes escritos “Fragmento preliminar al estudio del derecho” y, en 1838, funda con Esteban Echeverría “La asociación de la Joven generación argentina”, conocida como la generación del 37. Luego se exilia en Montevideo dejando amores y un hijo al que nunca, legalmente, reconoció. Viajó a Europa y se entrevistó con San Martín y vivió en Chile durante 17 años, específicamente en Valparaíso donde ejerció su profesión de abogado.

Enterado del triunfo de Urquiza, escribió su obra más importante “Bases y punto de partida para la organización política de la República Argentina” y la acompañó con un Proyecto de Constitución”. Escribió ulteriormente números e importantes títulos y, entre ellos, las famosas “Cartas Quillotanas, donde polemizaba con Sarmiento. Se llamaron “Las ciento y una”.

Murió este grande del pensamiento nacional el 18 de junio de 1884.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados