Conecta con nosotros

Hi, what are you looking for?

El Intransigente
Discapacidad

SOCIEDAD

En plena crisis sanitaria, el Gobierno subsidia al transporte que lleva a personas con discapacidad, pero la medida deja muchas dudas

El Estado subsidiará a los medios de locomoción que trasladan a estos individuos. Sin embargo, la medida no es del todo clara. Además, desde que empezó la cuarentena, la gestión actual ya llevó a cabo otras decisiones que afectaron seriamente a este sector de la población.

El Gobierno publicó hoy en el Boletín Oficial que le brindará un subsidio a las empresas de transporte que trasladan a personas con alguna discapacidad a fin de facilitarles la llegada a los centros de salud en el marco de la crisis sanitaria y económica que está atravesando el país. «El mencionado servicio es, en muchos casos, el medio a través del cual las personas pueden acudir a los centros de salud para realizar sus tratamientos, constituyéndose también como un servicio esencial para la obtención de alimentos, material didáctico y otros insumos claves para el desarrollo de las personas con discapacidad«, indica el texto.

Un subsidio, muchas dudas

En cuanto al dinero la gestión actual precisa que para esta asistencia económica se destinarán $23.750 y aclara que el monto «no será reembolsable, y no se encontrará sujeto a rendición de cuentas, ni retención alguna» lo cual significa que las compañías que lo reciban no tendrán que devolvérselo al Estado, no se les descontará esa suma de alguno de sus ingresos y tampoco tendrán que rendir cuentas del destino que le dieron a esa ayuda. Si bien es necesario que las autoridades tomen medidas que asistan financieramente a las personas con discapacidad más aún en un contexto signado por una pandemia, ¿no tendrían las firmas que precisarle al Gobierno que el dinero fue usado para el fin otorgado?. Al no hacerlo se da lugar a la duda y a las sospechas, ya que, no hay manera de corroborar que ese monto fue utilizado para el objetivo asignado y si alguna firma llegara a usarlo para otra cuestión, la realidad es que nadie se enteraría.

Transporte: las restricciones no son para todos

Desde que se inició la cuarentena el transporte público viene sufriendo muchas restricciones ya que acorde con las autoridades, el medio de locomoción constituye uno de los lugares en los que el COVID-19 puede propagarse con mayor facilidad. En consecuencia puede ser utilizado solamente por trabajadores esenciales o por cuestiones de fuerza mayor y para poder viajar es obligatorio contar con un permiso de circulación. Si los individuos que tienen una discapacidad quieren viajar en el tren, subte o colectivo deben contar con un permiso especial, por lo tanto llama la atención que un gobierno que viene colocándole al transporte público severas limitaciones de a conocer una medida que no cuenta con ninguna exigencia.

Comenzó la cuarentena ¿y las personas con discapacidad se quedaron sin atención?

El Intransigente investigó y descubrió que el Gobierno determinó el 17 de marzo de este año, tres días antes de que empezara la cuarentena, la suspensión de algunas prestaciones básicas a personas con discapacidad hasta el 31 de marzo, es decir, que las autoridades decidieron que por 14 días estos individuos no podrían concurrir a los centros de salud, lugares en los que reciben la atención terapéutica que precisan. Mediante la resolución 60/2020 publicada en el Boletín Oficial, el Estado señaló como una de las principales razones evitar la propagación del COVID-19. «Que a los fines de asegurar la protección sanitaria, evitar situaciones de contagio y aglomeraciones se estima necesario suspender, hasta el 31 de marzo de 2020, algunas prestaciones básicas de atención integral a favor de las personas con discapacidad», indica el texto.

Al leer la publicación hay ciertas contradicciones porque por un lado, el Estado asegura que quiere garantizar los derechos de las personas con discapacidad, pero a su vez, los dejó sin asistencia profesional justo cuando comenzó el aislamiento, es decir, cuando toda la ciudadanía tuvo que quedarse en su casa y no podía salir salvo para ir a la farmacia, comprar alimentos o desarrollar una actividad esencial. ¿Qué incidencia habrá tenido esta decisión en la salud mental de estas personas?. En una época en la que la salud está en riesgo todo el tiempo, amenazada por un virus, el Gobierno llevó a cabo primero una decisión que restringió el acceso al sistema de salud de uno de los sectores de la población que más lo necesita y hoy da a conocer una disposición que si bien beneficia a los individuos con discapacidad da lugar a muchas dudas, ya que, las reglas no están claras.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados