Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Éxodo jujeño

SOCIEDAD

Éxodo jujeño y la realidad nacional

“Mucho me falta para ser un verdadero padre de la patria. Me contentaría con ser un buen hijo de ella”, Manuel Belgrano.

Por Ricardo Mena-Martínez Castro-. Es necesario recordar a pesar de las afligentes circunstancias que nos desconsuelan, como la pandemia del coronavirus, la situación de la economía nacional, la inseguridad y las aberrantes disposiciones de las máximas autoridades del gobierno nacional, este hecho heroico ocurrido en aquel lejano 1812, cuando luchábamos por la libertad, hoy amordazada por espurios intereses.   

Luego del desastre sufrido por las tropas de la patria en Huaqui, y al poco tiempo de hacerse cargo del Ejército del Norte, Belgrano advierte que con una tropa desmoralizada y de apenas 1300 hombres, no podía hacer frente al ejército realista que, aparte de enfermos, estaban mal pertrechados.

El general Belgrano en carta a Rivadavia le decía:” ¿Se puede hacer la guerra sin gente, sin armas, sin municiones, ni aún pólvora? A continuación, agregaba: “Es preciso atender a este ejército y hacerlo de modo digno y con la celeridad del rayo, no por mí sino por la patria”.

Pío Tristán al mando de las tropas realistas se acercaba a Jujuy, y ante esto, el Triunvirato disponía la retirada del ejército hacia Córdoba. Inciertos horizontes se cernían sobre Jujuy, cuando Belgrano el 29 de julio dictó un bando por el que se disponía que el enemigo encontrase tierra arrasada. La orden se cumpliría, y largas caravanas de carretas comenzaron a desplazarse los primeros días de agosto.

El Ejército fue el último en retirarse, haciéndolo el 23 de agosto de 1812. El valeroso repliegue de pueblo y ejército cubrió en cinco días 250 kilómetros. Se hizo un alto en el Río Pasaje, y el 3 de setiembre una escaramuza con el enemigo, terminó por dispersarlos. La gloria les esperaba en Tucumán. El alma de Jujuy y de la patria percibía ya las primicias de las auroras eternas.

La marcha se realizaría con el pueblo de Jujuy caminando delante del ejército, dando cumplimiento a una proclama del general Belgrano que decía: “Desde que puse el pie en vuestro suelo para hacerme cargo de vuestra defensa os he hablado con la verdad… Llegó pues la época en que manifestéis vuestro heroísmo y de que vengáis a reunirnos al ejército de mi mando, si, como aseguráis, queréis ser libres”.

El pueblo que marchaba hacia una triste incertidumbre cantaba coplas que se esparcían por los cerros diciendo: “Adiós jujuicito, adiós/te dejo y me voy llorando/ la despedida es muy triste, / la vuelta ¡quién sabe cuándo!

Es preciso, pues, recordar cómo el pueblo se manifestó con valentía ante las graves circunstancias que lo acosaban.

El pueblo, cansado de atropellos a su dignidad, volvió a manifestarse en un océano de banderas argentinas este 17 de agosto de 2020, en repudio a los caprichosos dicterios de una mujer desesperada.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados