«Feinmann, Etchecopar, parecía una jaula de gorilas»: ¡Guillermo Andino le paró el carro a un compañero!

El conductor no podía creer lo que estaba escuchando.