Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
River

DEPORTES

Jugó en River y el Milan, pero terminó como profesor de italiano en su pueblo

Pese a que tenía condiciones de sobra para ser una estrella, nunca llegó a explotar.

Historias de juveniles que no llegaron a primera hay cientos. Lo curioso es haber estado tanto en River como en el Milan y no haber podido jugar en Primera División. Esta es la historia de Leandro Depetris, quien en su momento pintaba para ser una de las grandes estrellas del fútbol argentino. Con tan sólo 11 años terminó en las inferiores del gigante europeo, pero no explotó como se pensaba y terminó como profesor de italiano en su pueblo.

El enganche fue entrevistado por Infobae y fue así que salió a la luz la vida de un hombre olvidado. En dicha nota contó cómo llego a estar varios años en el Rossonero, equipo que lo captó como una promesa más que interesante. «Franco Baresi (Director deportivo del Milan por ese entonces) estaba de viaje en la Argentina. Él estaba en un hotel y le dijeron ‘te queremos mostrar unos videos’. Preguntó: ‘¿de quién?’. ‘De un nene de once años’, le contestaron», inició.

Luego siguió: «Él les dijo que estaban locos, qué cómo iban a ver videos de un nene. Hasta que se los mostraron y en octubre estaba ahí con él en Milan«, reveló. Años más tarde se marchó del conjunto italiano para volver a la Argentina, y se sumó a nada menos que River. Allí compartió pensión con nombres que luego desandarían la primera división como Diego Buonanotte y José San Román. Depetris brillaba y los técnicos de inferiores se ilusionaban.

«En novena salí campeón y goleador. En octava no salimos campeones, pero jugué siempre. Y en séptima eran dos torneos: uno lo ganamos y el otro no. También jugué siempre», comentó. Pero el enganche se había quedado con ganas de probar suerte nuevamente en el viejo continente, y fue así que propició su salida. «Vamos a ser sinceros: la decisión del Milan yo no la tomé, porque a los 13 años… A los 16, dejar River, esa sí, yo soy responsable. Fue toda mía», comentó.

Su carrera no fue por los clubes donde todos imaginaban. Hoy en día sigue jugando en el club Brown de San Vicente, su pueblo natal, donde además incursionó en la enseñanza de idiomas. «La que había sido la profe de italiano del pueblo y de pueblos vecinos durante 25 años se enfermó, y a los tres meses falleció. Era un taller comunal y había muchos alumnos. Entonces el Intendente que es bastante amigo mío me llamó por teléfono y me preguntó si me animaba a seguir con el taller. Así que fui a buscar los libros y al mes y medio tenía 40 alumnos en la clase de italiano», concluyó.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados