Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
ANMAT

SOCIEDAD

La Anmat prohibió un falso medicamento contra el cOVID-19

En el marco de la pandemia, una empresa promocionó un producto con supuestos beneficios para combatir al coronavirus, pero una denuncia anónima alertó sobre su gravedad. Sin embargo, no es la única droga cuya eficacia para combatir la enfermedad ha generado polémica.

En un contexto en el que la salud constituye uno de los temas más sensibles a nivel mundial debido a la cantidad de contagiados y de muertos por COVID-19 que se conocen todos los días, hoy apareció una noticia que enciende aún más las alertas en relación al coronavirus. A través del Boletín Oficial el Gobierno anunció que la ANMAT prohibió la venta, el uso y la distribución de un producto llamado «PLATA COLOIDAL ARGENYL» debido a que era promocionado, a través de Facebook, por poseer no solo supuestas acciones terapéuticas sino también por brindar beneficios para combatir al virus.

Siguiendo esa linea el texto aclara que pudo saberse que el producto en cuestión estaba siendo comercializado debido a la denuncia anónima que realizó un particular. A partir de ese hecho, el organismo decidió no permitir más su circulación. En cuanto a las propiedades que afirmaba tener pueden señalarse: “antibacteriano, antivírico, antibacteriano de amplio espectro, antimicótico, para uso externo e interno y también como profiláctico y tratamiento contra el coronavirus«.

En cuanto a Argenol, la empresa que distribuía el falso medicamento, el Gobierno afirma que «no existen constancias de registro de la firma “ARGENOL” como titular de especialidad medicinal, que no hay constancia de inscripción en el Registro de Especialidades Medicinales del Certificado N° 2952 y que el producto “PLATA COLOIDAL ARGENYL” no se encuentra inscripto en el Registro de Especialidades Medicinales».

Por lo tanto, el Estado determinó que se trata de un producto «ilegal» , debido a que, «toda vez que declara datos no veraces en su rotulado, se desconoce su efectivo origen y su formulación, por lo cual no puede garantizarse su calidad, seguridad y eficacia». En relación resalta que la situación es aún más grave, ya que, todas esas faltas se dan cuando el país se encuentra atravesando una pandemia. «Situación que resulta en un riesgo para la salud de la población, máxime teniendo en cuenta el contexto actual de pandemia en el que nos encontramos», indica el texto.

La noticia traspasó el Boletín Oficial y adquirió un rol protagónico en las redes sociales al convertirse en tendencia en Twitter. Sin embargo no se trata del único medicamento falso para tratar a pacientes con COVID-19. La hidroxicloroquina, tomada por el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro quien tuvo coronavirus, levantó la polémica y especialistas como el doctor, Alberto Cormillot, aseguraron que se trata de un producto que en lo que respecta al COVID- 19 «no sirve para nada».

En relación un informe de la cadena de noticias BBC alertó sobre los peligros de esa droga y remarcó que todavía no fue probada científicamente a fin de determinar si es eficaz o no en la lucha contra el virus. No obstante, señaló que a raíz de que Bolsonaro filmó un video promocionando el producto y a su vez, el mandatario de los Estados Unidos, Donald Trump, admitió públicamente que tomó hidroxicloroquina por un tiempo, mucha gente con coronavirus comenzó a utilizar el producto como un medicamento contra la enfermedad.

Una vez más la salud se encuentra en el centro de la escena, esta vez por una empresa que aprovechando la situación de la pandemia decidió promocionar un medicamento contra el COVID- 19 el cual en realidad era falso, ya que, no tenía ninguno de los beneficios que enunciaba. A su vez, surge la polémica en torno a la veracidad de la información en las redes sociales, debido a que, la empresa eligió dar a conocer el producto a través de Facebook. Por lo tanto, ¿habría que regular con más precisión y severidad lo que se publica en Internet?. En un contexto en el que hay un virus que amenaza a la población de todo el mundo y que frenó la vida de las personas, cualquier producto que asegure que puede combatir al coronavirus debe ser puesto en duda y analizado por los organismos sanitarios correspondientes. Pero, al mismo tiempo, cada ser humano tiene que ser su propio juez y chequear siempre la información que está leyendo.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados