Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Catamarca
Raúl Jalil, gobernador de Catamarca./Foto: Twitter de Raúl Jalil.

POLÍTICA

Raúl Jalil se planta: por primera vez, un gobernador le pone un alto a los piquetes

El mandatario no quiere manifestaciones que interrumpan el tránsito.

banner

Finalizaban los 90 en la Argentina cuando los movimientos piqueteros se convirtieron en actores políticos de importancia en el país. Desde un tiempo a esta parte, la modalidad del corte de rutas o calles estratégicas como forma de protesta está en discusión. Con el comercio y la actividad privada afectados gravemente por la pandemia, el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, decidió ponerle un alto a esta forma de protesta. Advirtió que actuará con todos los elementos que tenga a su disposición para evitar las interrupciones en el tránsito.  

El mandatario mantiene un enfrentamiento con el Frente de Unidad y Solidaridad Sindical, respaldado a nivel nacional por la CTA, y con el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, y eso lo tiene bastante preocupado. Es que, según el mandatario de la provincia del NOA, “las manifestaciones no solo obstaculizan el derecho a trabajar y a ganarse el sustento de quienes no dependen del Estado, sino que son una amenaza para la salud pública”.

Por estos motivos el titular del Ejecutivo provincial pidió a los otros poderes del Estado que apoyen esta cruzada que inició contra los cortes de calle que generan las marchas sindicales. «Yo espero que la Justicia actúe con celeridad para resolver esto”, sostuvo como un pedido velado para que el Poder Judicial acelere sus tiempos a la hora de reprimir estas conductas. Pero, además, advirtió: «Nosotros vamos a actuar con todo el peso de la ley y todos los instrumentos a nuestro alcance para impedir estas marchas y piquetes, que no tienen razón de ser».

«Acá hay una falta de solidaridad social absoluta de cierta dirigencia sindical que no quiere entender lo que está pasando. Una desaprensión e irresponsabilidad que son muy peligrosas. Por suerte, la mayoría de la administración pública entiende la difícil situación por la que estamos atravesando y no participa de estas manifestaciones. No puede ser que los caprichos de un puñado de dirigentes del FUSSI y el SOEM pongan en jaque todo el esfuerzo y el trabajo que ha venido realizándose», señaló Raúl Jalil para quitar legitimidad a la representación de los gremialistas.

Un reclamo de los comerciantes

Pero el reclamo no solo vino por parte del gobernador catamarqueño, ya que fueron los mismos comerciantes de esa provincia los que se quejaron por las constantes interrupciones del tránsito. Luego de 90 días, se logró volver a una relativa normalidad, pero el comercio ahora se ve afectado por los permanentes cortes de calle y focos de conflicto. «El mayor esfuerzo en la pandemia ha recaído en el sector privado y estos señores se dan el lujo de sumar más dificultades con marchas y cortes de calle».

Para finalizar la improvisada conferencia de prensa en la que Jalil decidió enfrentarse sin cuartel con los sindicatos, el mandatario dijo sin tapujos: «Vamos a tomar las medidas que correspondan para que no se hagan más manifestaciones. Vamos a proceder contra quienes transgredan las medidas preventivas. Es una cosa de locos alentar conflictos absurdos e instigar la violencia, mucho más en estos momentos tan críticos no solo para la provincia, sino también para el país y el mundo».

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados