Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
inflación

ECONOMÍA

Una familia de la Ciudad de Buenos Aires necesitó $44.818 en julio para no caer en la pobreza

Los datos fueron relevados por el Gobierno porteño.

Según los datos relevados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, una familia porteña necesitó $44.818 para no caer bajo la línea de pobreza. Los datos se calculan para un grupo familiar de cuatro personas. Esto representó un incremento del 1,9% respecto al mes pasado y del 41,8% en comparación al mismo período del año 2019. Para el INDEC, una familia necesitó $44.521,25 en el resto del país.

Por otra parte, para una familia de cuatro integrantes se necesitaron $22.858 como mínimo para no caer bajo la línea de indigencia. Esto implicó un incremento del 2% respecto al mes anterior (junio). En tanto, en el mismo mes del año pasado, la canasta básica alimentaria tenía un costo de $15.518, es decir que se registró un aumento de 47,3%, según los registros oficiales del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 

En el caso de una pareja de adultos, jubilados, la canasta se ubicó en julio en $22.210 para no ser pobres y en $11.541 para evitar la indigencia. Por otra parte, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) difundió los datos de los niveles de pobreza e indigencia. Según el relevamiento nacional, una familia de cuatro integrantes necesitó $44.521,25 para no ser pobre en el mes de julio, lo que implicó un aumento del 39,4% respecto al mismo mes del año pasado. 

Por otro lado, para no caer bajo la línea de pobreza, un grupo familiar de cuatro personas necesitó $18.321 para no ser indigente. La variación mensual de la canasta básica alimentaria (CBA), que mide la pobreza, con respecto a junio de 2020 fue del 1,6%, y lo mismo subió la Canasta Básica Total (CBT), que mide la indigencia. Las variaciones interanuales de la Canasta Básica Alimentaria y de la Canasta Básica Total resultaron del 43,4% y 39,4%, respectivamente. 

En tanto, la inflación se ubicó en un 1,9%, apenas por encima de la suba que mostraron las canastas. A pesar de que en muchas provincias se comenzó a flexibilizar actividades económicas, la demanda no mostró cambios significativos. Gran parte de las estimaciones privadas daban que la inflación iba a ser superior al 2%, ya que luego de conocerse el IPC se autorizó una suba de precios que iba desde el 2% hasta el 5% en productos de consumo masivo. 

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados