Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Brexit

MUNDO

Boris Johnson acusó a la Unión Europea de querer imponer un «bloqueo alimentario» en Irlanda tras el Brexit

Siguen las confrontaciones entre el gobierno británico y la Comisión europea, y ponen en riesgo la posibilidad de llegar a acuerdos.

Este domingo hubo nuevas confrontaciones entre la Unión Europea y el primer ministro de Reino Unido, tras las negociaciones post Brexit. Las autoridades de Irlanda desmintieron las declaraciones de Boris Johnson, que aseguraban que la UE realizaría un bloqueo en Irlanda del Norte. Estas tensiones ponen en riesgo de complicar los debates previstos para la próxima semana en Bruselas para evitar una salida abrupta del Reino Unido el próximo 1 de enero. 

Este sábado, Boris Johnson le atribuyó a Bruselas el origen de los conflictos, al asegurar que tomó la decisión de dar marcha atrás a sus compromisos ante la “amenaza” de la UE de imponer una frontera en Irlanda del Norte con “bloqueo alimentario”. Este domingo, la ministra de Justicia irlandesa, Helen McEntee, desmintió las acusaciones de Johnson y aclaró que “cualquier insinuación según la cual se crearía una nueva frontera es absoluta y simplemente falsa”. 

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de Irlanda, Simon Coveney, también refutó las acusaciones de Johnson en diálogo con la BBC, y afirmó que la actividad del gobierno británico “atenta contra la reputación del Reino Unido en tanto socio de confianza”. En el medio de esta disputa, el miércoles pasado el gobierno británico presentó un proyecto al Parlamento, que contradice el acuerdo que ya se firmó en el marco de la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Este proyecto, según admitió el propio Boris Johnson, es controversial porque viola leyes internacionales. Según se destaca en el texto, le daría a Londres la potestad de tomar decisiones comerciales unilateralmente respecto al estado de Irlanda del Norte. Según expone la agencia AFP, este poder se suponía que debía ser compartidos con los europeos tras el acuerdo del Brexit, por lo que viola las disposiciones ya establecidas el año pasado.

El objetivo pactado previamente era garantizar una competencia leal y evitar imponer una frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte tras el Brexit ya que podría romperse el acuerdo de paz firmado entre ambos estados en 1998. “Es tiempo de que el Gobierno británico asuma sus responsabilidades”, apuntó el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, instando a Johnson a respetar el acuerdo ya firmado, ya que “la credibilidad internacional de la firma del Reino Unido está en juego”. 

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados