Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Combate de Las Piedras

SOCIEDAD

Combate de Las Piedras (1812)

En la séptima estrofa de nuestro Himno Nacional, su autor Vicente López y Planes dice: «San José, San Lorenzo, Suipacha, ambas Piedras, Salta y Tucumán…».

(Por Ricardo Mena- Martínez Castro).- El día de ayer, 3 de septiembre, merece una recordación de aquellos lejanos acontecimientos inmersos en las luchas por la independencia, cuando luchábamos por desembarazarnos de la tutela española. Hoy, a 208 años del Combate de Las Piedras, no debemos perder de vista este valiente sacrificio de los argentinos de entonces, padeciendo calores, hambre y múltiples necesidades, para brindarnos la Argentina que estamos viviendo, quizá en el mismo caos de incertidumbres.

Si los políticos de hoy recordaran estas hazañas, quizá no estarían pendientes de espurias componendas como las que se cocinan en estos momentos. Argentinos de este tiempo, abran los ojos y alerten los oídos para escuchar, aunque sea imaginariamente el clamor de los tambores, el sonido de las balas y la actitud formidable de su conductor, general Manuel Belgrano en circunstancias casi insostenibles.

En la séptima estrofa de nuestro Himno Nacional, su autor Vicente López y Planes dice:

San José, San Lorenzo, Suipacha, ambas Piedras, Salta y Tucumán…

Lo de ambas Piedras se refiere al triunfo de Artigas sobre tropas españolas en la localidad de Molino de las Piedras el 18 de mayo de 1811. También la entroncamos en la doble victoria del Ejército del Norte a orillas del río Las Piedras en la provincia de Salta. Después de la victoria de Suipacha el 27 de octubre de 1810, las provincias de La Paz, Cochabamba, Charcas y Potosí adhirieron a la causa revolucionaria. Sobrevino luego el desastre de Huaqui el 20 de junio de 1811.

En marzo de 1812, Belgrano sustituyó a Pueyrredón en el mando del ejército y, cumpliendo órdenes superiores, abandonó la ciudad de Jujuy, circunstancia esta que es recordada como “el éxodo jujeño”. Durante esa retirada, la retaguardia patriota al mando de Díaz Vélez se encontró con la vanguardia del ejército español. Belgrano concurrió a su auxilio y logró a orillas del Río de la Piedras, el 3 de setiembre de 1812, un triunfo que venía a levantar a moral de un ejército desmoralizado después de abandonar el Alto Perú y dejar las ciudades de Salta y Jujuy. Esta acción vino a desempeñar el prólogo de lo que serían las batallas de Tucumán y Salta que blindaron el norte del país a la infiltración española.

Siguiendo el curso de la historia, y luego de haber obtenido un resonante triunfo en Tucumán, el 24 de setiembre de 1812, una vanguardia patriota al mando de Cornelio Zelaya fue enviada por Belgrano a perseguir a las derrotadas huestes españolas que se dirigían a Salta, y el día 13 de setiembre del mismo año, se produjo el segundo enfrentamiento sobre el río de Las Piedras que también fue favorable a las fuerzas de la patria.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados