Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
River

RIVER PLATE

La llegada de un exjugador de River que no pudo ser: «Estuve cerca de ser el DT»

Un exjugador de River recordó que estuvo cerca de pararse en la línea de cal del Millonario, pero que quedó en el camino.

Jugar y dirigir en River nunca fue tarea simple, sobre esto Omar Labruna sabe muy bien. Le tocó ser jugador del Millonario y vivió la dirección técnica de su padre muy de cerca. Ángel Labruna fue el entrenador que rompió con una de las peores rachas de la historia de River. 18 años sin conquistar un título y el DT fue el encargado de dirigir al equipo de 1975 que levantó la copa luego de tantos años. 

“Mi viejo era una persona tranquila pero se transformaba dirigiendo a River por qué era su vida, su pasión”, contó Omar Labruna en un Instagram Live con River Monumental. Recordando a su padre, su paso por River como ayudante de Ramón Díaz y su casi llegada a DT. Labruna hijo no se guardó nada y recordó distintos momentos de su vida en River. Además se tomó algunos minutos para elogiar a Marcelo Gallardo

“El equipo de Gallardo te enorgullece, todos atacando como nos gusta a los hinchas de River. Marcelo siempre fue un estratega como jugador”, remarcó Omar Labruna en el diálogo. Sin dejar de remarcar que él estuvo cerca de ocupar ese mismo lugar. Pero que por muy poco quedó afuera. “Estuve muy cerca de ser el director técnico de River, después de una reunión me volvía a Jujuy convencido que iba a ser el entrenador, pero finalmente eligieron a Pipo Gorosito”, recordó. 

Sin embargo, sobre la línea de cal del Monumental estuvo varias veces. Porque luego de su retirada como futbolista, formó equipo con Ramón Díaz. Y juntos pasaron a dirigir a River. En ese recorrido recordó que “de los clásicos que dirigimos con Ramón me quedo con el 3 a 0 en la Bombonera con la vaselina de Rojas. Y un 2 a 0 en el Monumental con goles de Aimar y Angel”, remarcó. 

Asimismo, en el recuerdo de los clásicos y los partidos con el Millonario su padre era un ser especial para River. Tenía sus cábalas y costumbres que quedaron marcadas como una insignia en el Millo. “Lo de taparse la nariz fue para sacarle presión al equipo, lo empezaron a putear y se olvidaron de los jugadores, el equipo ganó 1 a 0 y quedó como cábala. Para los clásicos se preparaba de una manera especial”, remarcó Omar Labruna sobre Ángel

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados