Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente

MUNDO

Nuevas discordias en el Parlamento británico: ¿qué sucede detrás del acuerdo del Brexit?

El primer ministro Johnson plantea modificar lo acordado y violar el derecho internacional. Aunque gran parte del parlamento es de su partido, una «rebelión conservadora» busca ponerle un freno a la cuestión.

En la jornada de hoy habrá un nuevo enfrentamiento en el parlamento británico por el acuerdo de Brexit. La tensión crece en torno al plan de Boris Johnson de modificar lo acordado y violar el derecho internacional. En este sentido, para muchos conservadores, aún para aquellos a favor de la salida de la Unión Europea, la propuesta de Johnson es “ir demasiado lejos”.

No obstante, en esta ocasión el primer ministro Johnson tiene una aplastante mayoría que le permitiría perder hasta 40 votos dentro de sus filas y poder sacar el proyecto adelante. En este marco, el ejecutivo abrirá el debate de su «proyecto de ley de mercado interno», que conlleva una armonización posbrexit de las tarifas y los controles aduaneros en el comercio entre las cuatro naciones del Reino Unido.

De esta manera, se modificaría lo previamente estipulado por el acuerdo de divorcio con la UE. Lo que sucede es que el tratado internacional vigente desde enero, prevé un dispositivo por el cual Irlanda del Norte mantendrá las reglas del mercado común europeo (y no las de Gran Bretaña) para evitar implantar una frontera con la vecina República de Irlanda.

Con esta lógica, las autoridades europeas denunciaron los planes de Johnson como una amenaza a esa estabilidad pactada y le llamaron a retirarlos antes de finales de mes. Pero el primer ministro asegura que su intención es proteger la paz al defender los intereses de los irlandeses del norte unionistas, al evitar separarlos con barreras administrativas del resto del Reino Unido. De hecho, según afirma su gobierno, la importancia es tal que hasta vale la pena incurrir en una violación «específica y limitada» del derecho internacional.

En paralelo, para el Reino Unido y la Unión Europea corre el tiempo en la negociación de un acuerdo de libre comercio que rija sus relaciones en el posbrexit, transición que finaliza el 31 de diciembre. Estancadas desde hace meses, las conversaciones se ven ahora más amenazadas por los planes de Johnson, que, a su vez, Bruselas prometió llevar ante la justicia. Al mismo tiempo, el primer ministro acusó el sábado a la UE de querer aplicar, a falta de un tratado comercial, una interpretación «extrema» del acuerdo del Brexit, que implicaría un «bloqueo alimentario» en Irlanda del Norte.

La postura conservadora

Sin embargo, para muchos conservadores, incluso defensores del Brexit, esto es ir demasiado lejos. «No tendré más remedio que negar mi apoyo a este proyecto de ley», afirmó en las páginas del Times el exfiscal general Geoffrey Cox. El conservador parlamentario aseguró que hacerlo equivaldría a «la abrogación unilateral de las obligaciones del tratado con que nos comprometimos hace menos de 12 meses».

El momento álgido se espera el próximo lunes cuando intervenga, después de una semana de trámites parlamentarios, el presidente del comité de justicia, Bob Neill. Se espera que el líder de esta “rebelión conservadora” presente una enmienda que daría la última palabra sobre Irlanda del Norte al parlamento y no al gobierno. En ese punto, se tratará entonces de ver cuántos diputados del partido del primer ministro finalmente se adhieren al proyecto de Johnson.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados