Conecta con nosotros

Hola, ¿Qué estás pensando?

El Intransigente
Jorge Carrascal
Jorge Carrascal, jugador de River.

DEPORTES

River cumplió 6 meses de un aniversario algo particular que tiene como protagonista a la Copa Libertadores

El contexto mundial lleva a que el Millonario se vea obligado a festejar un aniversario bastante curioso.

Un día como hoy pero del mes de marzo, los jugadores de River salieron al campo de juego de un Monumental silencioso. La condena de CONMEBOL decía que el Más Grande debía afrontar un encuentro en la penumbra de un mole de cemento como única testigo. Pero lo más importante es que dicho cotejo es el último que disputó en este año.

La fecha 2 de la fase de grupos de la Copa Libertadores señaló que Marcelo Gallardo con sus dirigidos debían recibir a Binacional de Perú. Un encuentro que no pasó desapercibido por dos motivos. En primer lugar, el Millonario venía de perder la Superliga y había expectativa de cómo iba a reaccionar. Y en segunda instancia, el partido era importante para dejar atrás la derrota en Quito.

Por lo tanto aquella tarde de marzo, a la cancha salieron Franco Armani; Paulo Díaz, Martínez Quarta y Robert Rojas; Gonzalo Montiel, Nacho Fernández, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz y Milton Casco; Santos Borré y Matías Suárez. En la primera parte, los futbolistas del Muñeco abrieron el marcador a los 38 minutos con un anotación de Casco. Sin embargo no estuvieron muy finos porque se desperdiciaron dos penales.

Por lo tanto, Marcelo Gallardo hizo una refrescada de algunos conceptos dentro del vestuario y sus dirigidos salieron hechos unas fieras en la segunda parte. A razón de que se hicieron 7 tantos en 45 minutos. Los cuales fueron recibidos con aplausos dado que la intención era sumar una gran cantidad de goles a favor. Algo que luego ayuda, y mucho, al momento de establecer los clasificados a los octavos de final.

En consecuencia, las estadísticas de esa noche señalan que en el Monumental se realizaron 18 disparos a los arcos. De los cuales 17 fueron para River. Una clara muestra de la superioridad futbolística que tuvo un equipo sobre otro. Una vez que el árbitro del cotejo pitó el final de la jornada, al Millonario le tocó vivir un duro presente. Porque desde aquella tarde hasta el día de hoy pasaron 6 meses sin que el Más Grande juegue un partido oficial.

El Intrasigente, República Argentina © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados