Tras la explosión, salen a la luz sobornos, fraudes y clientelismos en el puerto de Beirut

Al igual que en el sector público, en la principal zona de entrada de las importaciones reina la corrupción y la poca transparencia.